Una vez más, el Papa Francisco se refirió a su internación por una operación de colon y a los rumores que surgieron sobre su salida del Vaticano. Francisco señaló: “Sé que hubo incluso reuniones entre prelados que pensaban que el papa estaba más grave de lo que se decía, preparaban el cónclave. "No se me pasó por la cabeza renunciar", había asegurado en la primera entrevista que dio luego de la internación. Estoy vivo, aunque algunos me querían muertoEl Papa Francisco estuvo en un hospital diez días tras ser operado del colon el 4 de julio, en un procedimiento en el que le extrajeron 33 centímetros de intestino para tratar una estenosis diverticular. A veces los enfermeros comprenden la situación mejor que los médicos, porque están en contacto directo con los pacientes”.

Una vez más, el Papa Francisco se refirió a su internación por una operación de colon y a los rumores que surgieron sobre su salida del Vaticano. “Estoy vivo, aunque algunos me querían muerto”, afirmó.

Preocupación por la salud del Papa Francisco

Estos dichos surgieron en una reunión privada del sumo pontífice con jesuitas, durante un viaje que realizó a Eslovaquia. Francisco señaló: “Sé que hubo incluso reuniones entre prelados que pensaban que el papa estaba más grave de lo que se decía, preparaban el cónclave. ¡Paciencia! Gracias a Dios, estoy bien”.

En otras oportunidades ya había tenido que salir a desmentir las versiones que decían que renunciaría a su cargo debido a problemas de salud. “No se me pasó por la cabeza renunciar”, había asegurado en la primera entrevista que dio luego de la internación.

Estoy vivo, aunque algunos me querían muerto

El Papa Francisco estuvo en un hospital diez días tras ser operado del colon el 4 de julio, en un procedimiento en el que le extrajeron 33 centímetros de intestino para tratar una estenosis diverticular.

Tal como había contado, el sumo pontífice reiteró que un enfermero le salvó la vida: “La operación fue una decisión que no quería tomar: fue un enfermero el que me convenció. A veces los enfermeros comprenden la situación mejor que los médicos, porque están en contacto directo con los pacientes”.