Un inquietante audio de una llamada telefónica reveló cómo un soldado ruso le contaba sobre de la tortura y el asesinato de civiles ucranianos a su madre, quien disfrutaba y se reía del relato de su hijo. Cuando su madre le preguntó si le gustaba participar en la tortura, el soldado respondió: "Me gusta... no sé". En un momento, la madre le preguntó si le gustaba participar en la tortura. En todas las iglesias están rezando por todos, especialmente por ti, por los Altiyans, en Kaliningrado... Esto es bueno. Simplemente no... ah, quiero contarte todo, quiero que veas todo, lo que ha cambiado dentro de mí.

Un inquietante audio de una llamada telefónica reveló cómo un soldado ruso le contaba sobre de la tortura y el asesinato de civiles ucranianos a su madre, quien disfrutaba y se reía del relato de su hijo.

La llamada, interceptada y publicada por la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania, involucró un soldado del 11º Cuerpo del Ejército de Rusia -identificado como Konstantin Solovyov- y su madre Tatiana Solovyova.

En la conversación, después de un breve intercambio de charlas y bromas sobre quitarles comida a los aldeanos locales cerca de Kharkiv, Solovyov rápidamente comienza a describir los atroces métodos de tortura utilizados por los miembros del servicio de seguridad de Rusia (FSB).

Entre los métodos descritos, el soldado cita las “21 rosas”, que consiste en quitar la piel de los dedos de las manos y los pies y el pene de un hombre como los pétalos de una flor y el método del “barril”, cuando se inserta una línea de alambre de púas en el ano de un prisionero a través de un tubo antes de ser arrancado lenta y minuciosamente.

Solovyov, cuya unidad está desplegada cerca del frente oriental en Kharkiv según el Ministerio de Defensa de Ucrania, también explicó cómo él y sus colegas en el FSB mataron a golpes a un anciano por tomar fotografías de las posiciones de las tropas rusas, y contó con entusiasmo las conversaciones que compartió con un prisionero, cuyas piernas había roto para evitar que huyera.

Cuando su madre le preguntó si le gustaba participar en la tortura, el soldado respondió: “Me gusta… no sé”.

En un momento, la madre le preguntó si le gustaba participar en la tortura. El soldado respondió: ‘Me gusta… no sé”.

Por su parte, Tatiana comentó: “Siempre te dije que, en principio, me estoy conteniendo. Si hubiera acabado allí también lo estaría disfrutando. Somos iguales”.

Solovyov también dijo que no sentía “ni una pizca de arrepentimiento” por sus crímenes, alegando que las fuerzas ucranianas harían lo mismo en su posición y porque algunos de los cautivos no cedieron ante sus torturadores.

Más tarde agregó: “Ya ni siquiera siento remordimiento. Después de más de 20 [asesinatos], dejé de sentir algo”.

Mientras tanto, Tatiana parece ofrecer todo su apoyo a los crímenes de guerra de su hijo, llenando de insultos a los ucranianos por resistirse e instando al hijo a romperle los dedos a los prisioneros.

Tatiana, la madre, respondió: “Si hubiera acabado allí también lo estaría disfrutando. Somos iguales”

El Ministerio de Defensa de Ucrania publicó un enlace a los perfiles de redes sociales de la pareja junto con el audio sin editar de su inquietante llamada; desde entonces, los perfiles se han eliminado.

Según informaron medios locales, Solovyov tiene apenas 20 años, mientras que su madre tiene 50 años.

La inquietante conversación, publicada inicialmente por el Ministerio de Defensa de Ucrania el 3 de mayo, es una de varias en las que los soldados rusos admitieron haber cometido graves crímenes de guerra en suelo ucraniano.

Los informes generalizados de violaciones, torturas y violencia brutal ejercida contra civiles comenzaron a llegar a Ucrania después de que las autoridades descubrieran los horrores cometidos en ciudades alrededor de Kiev, como Bucha, Irpin y Borodyanka.

Los sobrevivientes que fueron testigos de la tragedia contaron cómo los invasores habían tratado con ferocidad a sus compatriotas.

Una de las fotos símbolo de la masacre cometida por las tropas rusas en Bucha (REUTERS/Zohra Bensemra)

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, condenó al ejército ruso como “el más bárbaro e inhumano del mundo” a la luz de estos relatos, y dijo que Rusia será manchada “como una fuente de maldad absoluta durante generaciones”.

Este lunes, decenas de países pidieron una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en respuesta a “los crímenes de guerra cometidos por Rusia” en el país.

“Esta iniciativa cuenta con el apoyo de casi 60 Estados de todas las regiones del mundo (…) Juntos, estamos enviando otro mensaje contundente a Putin y a su camarilla de criminales de guerra: están aislados como nunca antes”, dijo la embajadora ucraniana ante la ONU, Yevheniia Filipenko, en un vídeo publicado en Twitter.

Asimismo, cobra impulso la idea de procesar a Vladimir Putin en un nuevo juicio de Núremberg, en un esfuerzo para que los funcionarios del Kremlin que planearon y ordenaron la invasión ilegal de Ucrania y las matanzas cometidas en la guerra rindan cuentas.

El líder ucraniano también hizo una serie de comparaciones entre el dictador nazi Adolf Hitler y el presidente ruso Vladimir Putin en un video publicado para conmemorar el Día de la Victoria.

Volodimir Zelensky dijo que muy pronto habrá dos Días de la Victoria en Ucrania: “Ganamos entonces, ganaremos ahora”

La Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania también ha interceptado llamadas entre soldados rusos y sus familias en las que los invasores se sinceran sobre la verdadera magnitud de las pérdidas sufridas por las tropas de Putin en el frente.

Nuevas cifras publicadas el fin de semana por las Fuerzas Terrestres de Ucrania sugieren que más de 25.000 militares rusos han muerto en acción desde que comenzó la invasión el 24 de febrero; el Kremlin, por el contrario, no ha dado ninguna cifra de muertos desde principios de la guerra, cuando admitió que varios cientos de sus soldados habían muerto.

A continuación, la transcripción completa de la llamada telefónica entre el soldado ruso Solovyov y su madre

(R) representa al soldado ruso Konstantin Solovyov, (M) representa a su madre, Tatiana

ADVERTENCIA DE CONTENIDO GRÁFICO

(D): ¡Hola!

(M): ¡Querida!

(R): Oye, ¿cómo estás?

(M): ¿Cómo estás?

(R): Genial, acabo de volver de ‘la sauna’.

(M): ¿De dónde?

(R): De ‘la sauna’

(M): Oh, ¡así que ya vas a la sauna!

(R): Sí, así es como llamamos a una manguera con la que nos duchamos.

(M): Eso es genial.

(R): Luego iremos y tomaremos papas de los aldeanos.

(M): ¿Los están vendiendo o regalando?

(R): Regalar. Venimos y lo tomamos. Estamos leyendo libros, desarrollándonos culturalmente…

(M): Bien hecho, solo ten cuidado con esos aldeanos.

(R): Ah, ¿qué pueden hacer?

(M): Tú mismo estabas contando esa historia, fue muy interesante…

(R): ¿Sobre la anciana?

(M): Sí. En todas las iglesias están rezando por todos, especialmente por ti, por los Altiyans, en Kaliningrado… Esto es bueno. ¿Crees que tu madre se olvidará de todo esto? No.

(R): Sabes, aquí… Está justo frente a mis ojos… Yo también participé. FSB estaban torturando a los cautivos. ¿Sabes lo que significa ‘la rosa’?

(M): No.

(R): En el cuerpo de un hombre se pueden hacer 21 rosas. Veinte dígitos, y el pene. Lo siento.

(M): Cierto…

(R): ¿Has visto cómo florece una rosa, cómo se abre?

(M): Sí.

(R): Entonces, a lo largo de los huesos se corta la piel. En todos los dedos. Lo mismo sucede ‘allá abajo’. Eso es lo que significa ‘21 rosas’ en el cuerpo de un hombre. ¿Sabes qué otros métodos de tortura he visto?

(M): ¿Qué? ¿Y por qué dices que estabas participando en esos? Esos eran los chicos del FSB.

(R): Bueno, llevamos a los cautivos, los trajimos.

(M): Cierto…

(R): Y mientras esperábamos a los jefes de las cámaras de tortura, los golpeábamos, les rompíamos las piernas para que no se escaparan.

(M): ¿Están tratando de hacer algo? ¿No te das cuenta de que se acabó?

(R): Por supuesto. Ellos no entienden nada.

(M): Debe ser porque son altos, ¿no?

(R): Mhm… Los muchachos atraparon a un civil – decía el jefe de la cámara de tortura, como atraparon a un anciano, le quitaron el teléfono y en el teléfono encontraron fotos de todas nuestras posiciones.

(M): ¡Qué escoria, m****a!

(R): Andaba en bicicleta con una bandera blanca, tomando fotos de todas las posiciones, enviándoselas.

(M): Maldita basura.

(R): Sí.

(M): Como te decía, no puedes confiar en ellos. Hohols (término despectivo para los ucranianos)…

(R): Y mataron a golpes a ese viejo con porras de goma. Golpeado hasta la muerte. ¿Te imaginas cuántos golpes, cuánto tiene que pasar para matar a alguien con un simple bastón de goma… se llama ‘tranquilizador’… se usa en la boca, si alguien comienza a enloquecer, lo golpeas, por lo que tenía todo tipo de heridas internas. Así es como torturan nuestros muchachos del FSB. Hay un método de tortura más… Olvidé cómo se llama… ‘barril’, creo. Insertan un tubo en el ano y le ponen alambre de púas.

(M): M****a.

(R): Saca el tubo, el alambre de púas se queda ahí. Luego sacan lentamente el alambre de púas.

(M): M****a.

(R): Así es como lo hacemos… dicen que hemos estado usando este método con alambre de púas desde Chechenia.

(M): ¿Sabes cómo los ucranianos torturan a nuestros muchachos?

(R): Yo sí.

(M): ¿Sí?

(R): Por eso no tengo ni una pizca de arrepentimiento. Cuando estábamos sentados… este hombre que capturamos. Decía: ‘¡Por mi vida, nuestros muchachos se llevarán dos de las tuyas!’, y luego: ‘¡Escupo a la cara de la muerte, me muero por la verdad!’…

(M): Claro, ¿para qué verdad?

(R): ¡Estaba gritando! Dije: ‘Si no te importa, ¿por qué tienes miedo?’. Y él está sentado, con los huesos de la pierna rotos, que yo rompí, estaban girados hacia afuera. Él dijo: ‘¡No me importa!’ – Si no te importa, ¿por qué estás tan asustado? ‘¡No estoy asustado!’ – Entonces, ¿por qué estás gritando?

(M): Mhm

(R): Luego se quedó callado. Esta ‘jodida mental’ de la gente, en dos palabras, me gusta.

(M): ¿Te gusta?

(R): Me gusta… no sé

(M): Siempre te dije que, en principio, me estoy conteniendo. Si hubiera acabado allí también lo estaría disfrutando. Somos lo mismo.

(R): Empezó a maldecir en ucraniano – ‘¡Tú!…’ Dije: ‘¿Por qué estás nervioso? Se acabó. Déjalo ir. Va a estar bien.

(M): (Acerca de los ucranianos) ustedes, cabrones, se están rindiendo: están alimentados, están regados, los están dejando ir a casa, malditos cabrones.

(R): Así es.

(M): Mhm… Aquí estamos (ininteligible).

(R): Entonces nosotros… haremos 21 rosas para el papá, ¿no? Empezaremos con su pipí, si no entiende le haremos cinco dedos.

(M): (Risas)

(R): ¿Por qué no? Dice que no tendrá trabajo de todos modos, así que no necesita manos. Y si los necesita para hacer estas tonterías, entonces definitivamente no los necesita. ¿Sabes por dónde empezaremos? Le romperemos el dedo, el más importante. El dedo índice. En la mano derecha.

(R): Solo para poder usarlo más tarde. Solo la primera falange, esa es la parte más dolorosa. Tiene la mayoría de las terminaciones nerviosas. El hueso más grueso. ¿Derecha?

(M): Sí.

(R): Si no lo consigue, romperemos dos la próxima vez. Si no lo consigue después de dos, romperemos cuatro, en una progresión geométrica

(M): Oh hijo, ¿escuchas lo que estamos discutiendo?

(R): Entiendo que aquí me estoy volviendo loco, para mí es normal decir esas cosas.

(M): No, no te estás volviendo loco, estás bien.

(R): Te lo digo, aquí estoy matando gente, mamá.

(M): Bueno… ¿estás seguro de que son personas? ¿Qué pasa si, Dios no lo quiera, uno de ustedes…

(R): Sí, lo entiendo, ya ni siquiera siento remordimiento. Después de matar a más de 20, dejé de sentir nada.

(M): Bueno… esas no son personas.

(R): ¡Yo era un tipo amable! Simplemente no… ah, quiero contarte todo, quiero que veas todo, lo que ha cambiado dentro de mí.

(M): Muy bien bebé, adiós.

(D): Adiós.

(M): Adiós.

Seguir leyendo:

Leave a Reply