También podés leer Bullrich afianza su alianza con Pichetto y suma históricos del PJ a sus filas"El único candidato preparado para gobernar Argentina soy yo. En su entorno, afirman que "su límite" es el kirchnerismo. Como rionegrino, Pichetto tiene en agenda el conflicto mapuche y no descarta la posibilidad de “poner presencia militar en la Patagonia” para resolver esta problemática. Quienes lo frecuentan aseguran que el exsenador peronista no descarta la posibilidad de reeditar la fórmula de 2019 con Mauricio Macri. Desde 2019, Pichetto se muestra más descontracturado en su vestimenta.

El exsenador y excandidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio (JxC), Miguel Ángel Pichetto, está decidido a competir en las elecciones presidenciales de 2023 y, con ese objetivo, busca ampliar su espacio Peronismo Republicano a todo el país. Con buen vínculo con Patricia Bullrich, quien lo imagina como su vice, el auditor general de la Nación busca sumar peronistas no kirchneristas a su armado y no descarta reeditar el binomio con Mauricio Macri que compitió 2019.

También podés leer Bullrich afianza su alianza con Pichetto y suma históricos del PJ a sus filas

“El único candidato preparado para gobernar Argentina soy yo. Tengo experiencia de vida, política e institucional, pero hay grandes candidatos en Juntos por el Cambio”, afirma Pichetto. En su entorno, afirman que “su límite” es el kirchnerismo. De esa forma, sumó a sus filas al expresidente Ramón Puerta; al exgobernador salteño Juan Carlos Romero; al exsenador Jorge Yoma; al extitular de la titular de la SIDE, Miguel Ángel Toma; y al exvicegobernador santacruceño Eduardo Arnold, entre otros.

Este miércoles habrá un plenario de la Fundación Encuentro, un espacio de “estudio y generación de ideas” del Peronismo Republicano, en el Abasto. El cierre estará a cargo de Pichetto. Mientras está en modo scouting, el exsenador también dedica su tiempo a tejer vínculos con dirigentes patagónicos del PRO. De hecho construyó una buena relación con el legislador de Río Negro Juan Martín y con el senador de Chubut, Ignacio Torres. “El crecimiento en Chubut de JxC se dio básicamente por los concejales e intendentes que sumó Pichetto. Fue un punto de quiebre para la construcción provincial”, remarcó uno de los armadores en ese territorio.

Todo lo contrario ocurre en Neuquén donde enfrenta una fuerte resistencia por su intención de incorporar a JxC al exgobernador Jorge Sosbich. La Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica (CC) encabezan esas críticas contra el exmandatario al que acusan de estar afiliado al Movimiento Popular Neuquino (MPN). “Jamás avisó que cerraba con Sosbich y lo quiso meter a presión. Es lo mismo que sucedió con (Lucila) Crexell antes”, remarcó una fuente al tanto de las negociaciones.

Como rionegrino, Pichetto tiene en agenda el conflicto mapuche y no descarta la posibilidad de “poner presencia militar en la Patagonia” para resolver esta problemática. “En las charlas que mantuvo anticipó incluso que es un problema que puede llegar a necesitar la intervención del Ejército”, dicen en su entorno.

También podés leer Pichetto agita su aventura presidencial con el eterno Sobisch en Neuquén

Sin ocultar su buena sintonía con Bullrich, frecuenta a otros de los dirigentes de peso dentro de JxC. De hecho, la semana pasada mantuvo un almuerzo con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con quien analizó la situación de algunos candidatos a gobernador.

Quienes lo frecuentan aseguran que el exsenador peronista no descarta la posibilidad de reeditar la fórmula de 2019 con Mauricio Macri. “Sueña con repetir el binomio”, explicaran.

Desde 2019, Pichetto se muestra más descontracturado en su vestimenta. A regañadientes, en algunas apariciones deja de lado su casi infaltable corbata para acompañar el saco. “Soy de una generación que se acostumbró a vestir así”, responde cuando le preguntan por su look formal.

Visiblemente renovado desde su incorporación a JxC, en su círculo más íntimo están convencidos de que se debió no tanto a su ingreso a la coalición sino al haberse sacado las limitaciones que le imponía estar dentro del esquema de Cristina Fernández de Kirchner.

También podés leer Rugidos en el conurbano: El Dipy salta a la cancha de la rabia con Milei

“Al despegarse del kirchnerismo se sintió más independiente porque ya no tenía los cuestionamientos de la ahora vicepresidenta”, explicaron ante la consulta de Letra P. Con todo este contexto, Pichetto tiene decidido avanzar con sus intenciones de ser un candidato presidencial, al menos, hasta fin de año cuando lleguen las épocas de definiciones.

Leave a Reply