El Consejo de la Magistratura iniciará el próximo jueves, con una reunión de coordinación, una nueva etapa institucional con veinte miembros en lugar de trece, luego de que la Corte Suprema declarara en diciembre pasado inconstitucional el balance entre miembros técnicos y políticos. El encuentro será presencial, en la sede del Consejo ubicada en Libertad al 700 de Capital Federal, en pleno distrito judicial porteño, y será la primera vez que se encuentren los nuevos consejeros y los que vienen de la antigua gestión. El procesoDesde mediados de diciembre, el Consejo y sus treces miembros de entonces debieron acatar el fallo de la Corte que les ordenaba volver a la composición de veinte miembros en un plazo máximo de 120 días. Si bien formalmente Rosatti se constituyó en presidente del Consejo el 18 de abril, cuando la Corte mediante una acordada dispuso de manera “inmediata” la puesta en funcionamiento del nuevo Consejo, será este jueves el debut del santafesino coordinando y dirigiendo los encuentros de consejeros. Este, y otros conflictos, serán los que deba definir a partir del jueves el Consejo, bajo la tutela de Horario Rosatti.

El Consejo de la Magistratura iniciará el próximo jueves, con una reunión de coordinación, una nueva etapa institucional con veinte miembros en lugar de trece, luego de que la Corte Suprema declarara en diciembre pasado inconstitucional el balance entre miembros técnicos y políticos.

A partir de las 9, y con el presidente de la Corte y ahora titular del Consejo Horacio Rosatti a la cabeza, el órgano colegiado definirá su agenda y prioridades después de un largo y polémico proceso de reestructuración.

El encuentro será presencial, en la sede del Consejo ubicada en Libertad al 700 de Capital Federal, en pleno distrito judicial porteño, y será la primera vez que se encuentren los nuevos consejeros y los que vienen de la antigua gestión.

En esta primera reunión la idea, según fuentes del organismo, es definir una mirada en común sobre el estado del sistema judicial y eso comprende la situación presupuestaria, la infraestructura, las vacantes en juzgados y cámaras, los concursos en marcha y la nueva integración de las comisiones.

A diferencia de los plenarios del cuerpo, que son públicos y se transmiten por plataformas digitales, las reuniones de coordinación o de labor, son cerradas a los consejeros y sus asesores, por lo cual es una circunstancia propicia para el intercambio libre.

El proceso

Desde mediados de diciembre, el Consejo y sus treces miembros de entonces debieron acatar el fallo de la Corte que les ordenaba volver a la composición de veinte miembros en un plazo máximo de 120 días.

Esta “fecha de vencimiento” obligó al Consejo a convocar contrarreloj a las asociaciones de abogados y magistrados para que eligieran nuevos representantes y así evitar que después del 18 de abril sus actos se volvieran nulos.

Si bien formalmente Rosatti se constituyó en presidente del Consejo el 18 de abril, cuando la Corte mediante una acordada dispuso de manera “inmediata” la puesta en funcionamiento del nuevo Consejo, será este jueves el debut del santafesino coordinando y dirigiendo los encuentros de consejeros.

Objetivos

En el horizonte inmediato, el nuevo consejo tiene que elegir las ternas de candidatos para cubrir vacantes, tres en primera instancia de la justicia federal y dos en la Cámara Federal.

El trámite complejo que implica la selección de un candidato a magistrado está cumplido en estos casos y solo falta el acuerdo de los consejeros para elevar las ternas al Poder Ejecutivo.

Los intentos previos para alcanzar la mayoría fracasaron y ahora el nuevo Consejo tiene el desafío de alcanzar el quorum necesario de doce consejeros y lograr que dos tercios de los presentes voten favorablemente las ternas propuestas.

En ese ejercicio político que debe darse cualquier cuerpo colegiado, el oficialismo confía en que la oposición está comprometida con un Consejo «activo» que empiece a resolver el alto porcentaje de vacancia de juzgados en todos los niveles y fueros del poder judicial.

Según estiman en el Consejo, las ternas para cubrir las vacantes en los juzgados federales 6, 11 y 12, que conducían Rodolfo Canicoba Corral, Claudio Bonadio y Sergio Torres, no tendrán mayor inconveniente para conseguir el voto de los dos tercios de los consejeros.

En cambio, siguen en pugna las ternas para cubrir las dos vacantes de la Sala I Cámara Federal, que ocupan de manera provisoria Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi.

En noviembre del año pasado, la Corte Suprema resolvió que los cargos de ambos camaristas, ascendidos durante la gestión de Mauricio Macri, tenían carácter «provisorio» y se debía convocar a concurso para elegir los reemplazos.

Ternas

El Consejo nombró para definir las ternas en el concurso 461 a la consejera diputada Vanesa Siley, quien en febrero pasado y luego de la compulsa de antecedentes, el examen y la entrevista, definió dos ternas que presentó en la comisión de Selección.

La primera quedó integrada por el juez federal de Tucumán Fernando Luis Rodolfo Poviña; la fiscal Cecilia Incardona y el juez en lo Penal Económico Javier López Biscayart.

La segunda quedó configurada por la fiscal y coordinadora de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres, Agustina Inés Rodríguez, Gonzalo Ezequiel Viña y Julio Di Giorgio.

Los consejeros Pablo Tonelli, diputado del PRO, y el juez Juan Manuel Culotta presentaron ternas alternativas que consideraban a Bertuzzi como candidato a permanecer en el cargo.

Este, y otros conflictos, serán los que deba definir a partir del jueves el Consejo, bajo la tutela de Horario Rosatti.

Leave a Reply

Copyright Politica Brutal © All rights reserved. | ChromeNews by AF themes.