“Se cumplieron todas las metas cuantitativas del programa en el primer trimestre de 2022″, destacaron desde el Gobierno, algo que se daba por descontado ya que en esta primera etapa se trataba de objetivos muy laxos. En el comunicado mediante el que informan desde ambas partes la novedad se ratifica también que se “mantendrán sin cambios” los objetivos anuales establecidos en la aprobación del entendimiento. Pero pese a que esa incidencia se menciona en el comunicado, no parece haber bastado para flexibilizar algunas metas anuales, como era la pretensión oficial. Sólo alcanzó para que se analice la posible “modificación de las metas trimestrales interanuales del déficit fiscal primario y de acumulación de reservas, manteniendo sin cambios los objetivos anuales del programa”, aclara el FMI en el comunicado del anuncio. Y destacaron que consideran este paso como “fundamental para fortalecer la estabilidad y apoyar la recuperación económica en curso”.

El personal técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó la primera revisión de las metas del acuerdo suscripto a comienzos de año con el Gobierno, lo que habilita al país a recibir en las próximas semanas un nuevo desembolso equivalente a unos US$4030 millones, tal como está previsto en el programa de facilidades extendidas sellado a 30 meses.

“Se cumplieron todas las metas cuantitativas del programa en el primer trimestre de 2022″, destacaron desde el Gobierno, algo que se daba por descontado ya que en esta primera etapa se trataba de objetivos muy laxos.

La “buena nueva”, por la tan necesaria inyección de divisas, se combinó con otra no tan positiva.

En el comunicado mediante el que informan desde ambas partes la novedad se ratifica también que se “mantendrán sin cambios” los objetivos anuales establecidos en la aprobación del entendimiento.

La apuesta del Ministerio de Economía era que algunos de ellos se pusieran ya mismo bajo revisión, dado el impacto que la guerra en Ucrania tuvo sobre los mercados y los precios de las commoditties. Pero pese a que esa incidencia se menciona en el comunicado, no parece haber bastado para flexibilizar algunas metas anuales, como era la pretensión oficial.

Sólo alcanzó para que se analice la posible “modificación de las metas trimestrales interanuales del déficit fiscal primario y de acumulación de reservas, manteniendo sin cambios los objetivos anuales del programa”, aclara el FMI en el comunicado del anuncio.

“De cara al futuro, la decisiva implementación de políticas será fundamental para garantizar que los objetivos del programa se cumplan durante el resto de 2022 y más allá. Esto también incluye tomar medidas para movilizar financiamiento doméstico neto en pesos, mejorar la transmisión de la política monetaria, reducir la evasión de impuestos, fortalecer el marco ALD/CFT y fomentar la inversión en sectores estratégicos”, señala el comunicado.

El ministro Martin Guzman en uno de sus encuentros con Kristalina Georgieva, del FMI. archivo

“La revisión se centró en la evaluación del desempeño del programa desde la aprobación del acuerdo, analizando los efectos del impacto de la guerra de Ucrania en la economía de la Argentina e identificando políticas para abordar tales efectos”, agrega el comunicado.

Pero seguidamente admite que “el personal técnico del FMI y las autoridades argentinas han acordado que los objetivos anuales establecidos en la aprobación del acuerdo se mantendrán, específicamente los relacionados con el déficit fiscal primario, el financiamiento monetario y las reservas internacionales netas”, detalla, y se aclara que lo hace entendiendo que tal enfoque “proporciona un ancla para la estabilidad económica y el crecimiento en tiempos de incertidumbre”, señalaron.

Desde el Gobierno explicaron que el nuevo desembolso (de 3000 millones en Derechos Especiales de Giro -DEG’s-, es decir, la moneda del FMI) llegará al país una vez el directorio del organismo realice la aprobación formal a lo ya resuelto por los equipos técnicos que en las últimas semanas estuvieron a cargo de la revisión del “caso argentino”. Y destacaron que consideran este paso como “fundamental para fortalecer la estabilidad y apoyar la recuperación económica en curso”.

El FMI, por su parte, recordó que la revisión de las metas estuvo a cargo de un equipo encabezado por Julie Kozack, directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental, y Luis Cubeddu, jefe de la misión para la Argentina, y consistió en “reuniones presenciales y virtuales con las autoridades argentinas para discutir las políticas” a las que les agradece “por las abiertas y constructivas discusiones”.

Además, le reconoce al Gobierno “su firme compromiso de implementar el programa, cuyo objetivo es ayudar a la Argentina a fortalecer la estabilidad económica, abordar la persistente y alta inflación y continuar atendiendo sus desafíos históricos”, al tiempo que anuncia que “se están logrando avances en la agenda estructural y en las reformas que fomentan el crecimiento en línea con los compromisos del programa, incluso en el frente energético”.

El FMI en su comunicado admite “el shock externo asociado con la guerra en Ucrania” pero considera que tendrá “un impacto limitado en el crecimiento y la balanza de pagos de la Argentina este año”, aunque reconoce que “la posición fiscal de Argentina también se está viendo afectada por el shock de los precios de las materias primas debido a un aumento en los subsidios energéticos y una adecuada expansión del apoyo social dirigido a los hogares de bajos ingresos”.

Señala además que -como en la mayoría de los demás países- el aumento de los precios mundiales de las materias primas ya ha provocado una mayor inflación.

Pero informa que observaron en las autoridades argentinas el compromiso para “implementar políticas que permitan lograr los objetivos anuales del programa de déficit fiscal primario, financiamiento monetario y acumulación de reservas”, aunque se deba “reorientar el gasto público para lograr la meta de déficit fiscal primario del 2,5 por ciento del PBI para 2022, y al mismo tiempo reducir el financiamiento monetario al 1 por ciento del PIB, como estaba previsto”.

También detalla que se han comprometido a “continuar aplicando el marco de política monetaria y cambiaria para lograr tasas de interés de política real positivas, asegurar la competitividad del tipo de cambio y respaldar la acumulación de reservas de US$5800 millones para todo el año”.

Leave a Reply