La prensa, los curiosos y los fanáticos lo siguieron como lo que es: una verdadera estrella de cine de todos los tiempos. Brandoni (Manuel) y de Niro (Vincent), amigos en la realidad y la ficciónEn el último día de filmación en las calles de la ciudad, el mítico protagonista de El Padrino II y Taxi Driver recorrió el microcentro en compañía de Brandoni. Los actores filmaron en Caminito y en el microcentro. La noche del jueves, De Niro había cenado en La Cabrera, la parrilla ubicada en el barrio de Palermo. Es conocida la afición del actor por la buena comida, así que la elección del restaurante seguramente no fue al azar.

Robert De Niro junto a Luis Brandoni en Plaza de Mayo. Fotos: RS Fotos Matías Souto

Luis Brandoni se enojó con Robert De Niro

Desde su llegada a la Argentina, Robert De Niro generó un revuelo en cada uno de sus pasos. La prensa, los curiosos y los fanáticos lo siguieron como lo que es: una verdadera estrella de cine de todos los tiempos. El actor se encuentra en Buenos Aires para rodar la serie Nada de Star+ a cargo de los directores Mariano Cohn y Gastón Duprat, y este sábado finalizó la etapa de filmación en uno de los lugares más característicos de la ciudad.

La ficción que se estrenará en 2023 cuenta la historia de Manuel, interpretado por Luis Brandoni, gran amigo del personaje de De Niro y un crítico culinario que fue muy respetado durante sus años de esplendor, pero que ahora se encuentra en el ocaso de su carrera. De Niro se pone en la piel de Vincent, un escritor bohemio que publica libros culinarios y va de visita a Buenos Aires, justamente en el momento de decadencia de su amigo.

Brandoni (Manuel) y de Niro (Vincent), amigos en la realidad y la ficción

En el último día de filmación en las calles de la ciudad, el mítico protagonista de El Padrino II y Taxi Driver recorrió el microcentro en compañía de Brandoni. La escenografía tuvo lugar en Diagonal Norte, cerca de la Catedral de Buenos Aires, lo que permitía ver de cerca la Plaza de Mayo y la Casa Rosada y a lo lejos, al inconfundible figura del Obelisco porteño. Otros guiños a la fisonomía de la ciudad podrán verse reflejados en la tira con el colectivo 45, la estación de subte Catedral y el inconfundible amarillo y negro de los taxis porteños, un medio de transporte ligado a la filmografía del actor.

El equipo de Nada se trasladó en pleno a la tradicional escena céntrica para rodar el material. Primero probaron con los dobles, y al advertir que todo estuviera en orden dieron paso a los protagonistas. Se trató de la primera aparición pública de Bob personificado como Vincent, luciendo un sombrero negro, un sobretodo en tonalidad marrón, una polera gris y una chalina negra con detalles, para habitar el otoño porteño.

Brandoni y De Niro

La jornada continuó con unos paneos interiores en la zona de Caminito, donde se encuentra el set de filmación de Nada. Una vez finalizado el rodaje, Robert, su esposa Tiffany Chen y su hija Helen Grace emprenderán el regreso a casa en un vuelo privado, que saldrá entre las 22 y la medianoche del domingo con destino a los Estados Unidos.

Los actores filmaron en Caminito y en el microcentro. Fotos: RS Fotos-Matías Souto

Además de degustar el asado argentino y de conocer algunos puntos turísticos de la ciudad, Bob y su comitiva también vivieron en carne propia uno de los fenómenos del último tiempo en la ciudad: el de los piquetes. Ocurrió en el mediodía del viernes, cuando luego de culminar la jornada laboral en Caminito emprendieron la retirada a bordo de una Mercedes Benz blindada, contaron con la seguridad de De Niro y la que está asignada a su mujer y su hija. Lo particular del recorrido de Robert por Buenos Aires fue que al tomar una de las avenidas céntricas saliendo de La Boca, quedó varado por una manifestación, un piquete que interrumpía el tránsito. Una vez sorteado el obstáculo, llegaron al Faena en Puerto Madero para almorzar.

La noche del jueves, De Niro había cenado en La Cabrera, la parrilla ubicada en el barrio de Palermo. Es conocida la afición del actor por la buena comida, así que la elección del restaurante seguramente no fue al azar. El establecimiento varias veces resultó elegido entre los 50 mejores de Latinoamérica con especialidades a la parrilla. Allí el actor probó varios cortes: entraña, ojo y bife de chorizo. Para acompañarlo, optó por un vino de una clásica bodega argentina y con una cepa típica de estas pampas: malbec. Para terminar aceptó la degustación de postres que incluyó panqueque y flan volcán de chocolate y helado.

SEGUIR LEYENDO: