Todo con un sello desconocido en el ecosistema político de la provincia: Escucharte Santa Fe . Con perfil mucho más cercano al de una ONG que al de una "orga", Escucharte se presenta como una “nueva agrupación” que busca estimular la participación ciudadana.

Un ex diputado santafesino del kirchnerismo y ex funcionario de Macri maneja una agrupación con perfil de ONG pero mucha plata en estructura y redes sociales

Un político con pasado en el kirchnerismo y en el macrismo maneja una nueva agrupación que con -mucho dinero detrás- recorre las rutas santafesinas.

La escena se repite: llega una camioneta verde a una localidad de la provincia, bajan unos muchachos con uniforme, montan un stand, se encienden las cámaras, los drones levantan vuelo y pocas horas después un material con estética de videoclip es subido a las redes sociales. Todo con un sello desconocido en el ecosistema político de la provincia: Escucharte Santa Fe .

Con perfil mucho más cercano al de una ONG que al de una “orga”, Escucharte se presenta como una “nueva agrupación” que busca estimular la participación ciudadana. Y aseguran: “No pertenecemos a ningún partido”.

Según cuentan en un posteo, se trata de un grupo de 60 amigos que durante la pandemia decidieron emprender un nuevo camino. “No estamos en busca de nadie y estamos en búsqueda de todos, de todos aquellos que de la forma que sea, con la ideología que sea, de la clase social que sea, estén dispuestos a empujar el carro, dejando las diferencias de lado, y concentrándose en el respeto y la empatía”, cuentan. El objetivo: recorrer 60 localidades de la provincia.

Sin embargo, la cantidad de dinero que se necesita para sostener la movida alimentó preguntas no sólo en las redes sino también en el mundillo político.

Quien está detrás de Escucharte Santa Fe es Gustavo Marconato, ex diputado santafesino del viejo Frente Para la Victoria y ex presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Cámara baja. Con la llegada del macrismo al poder pegó el salto y asumió como secretario de Hacienda de Alfonso Prat-Gay.

Pese a que la tipografía del logo de Escucharte Santa Fe es igual a la de la provincia, en la Casa Gris niegan cualquier vinculación con la iniciativa. “Ciento por ciento no somos nosotros: no es nuestro estilo y no vamos a armar desde la antipolítica para usarlo en política seis meses después”, según un integrante del laboratorio del perottismo.

“Esto lo tiene que haber ideado alguien que sabe de la nueva política, es una genialidad”, dicen.

En Juntos por el Cambio tampoco reconocen la paternidad de la nueva criatura y deslizan que el ex diputado nacional tenía vínculos con Horacio Rodríguez Larreta.

Más allá de dónde estaciona Escucharte Santa Fe en 2023, la agrupación tiene una muy activa (y profesional) participación en redes sociales.

Con una estética muy cuidada -propia de una agencia de marketing, según coincidieron varias fuentes-, en apenas seis meses escaló fuerte en cantidad de seguidores, tanto en Instagram como en Facebook: llegó a 14.440 y 2.400, respectivamente.

Su posicionamiento en redes no fue gratuito. Según el monitor de anuncios de Meta (la empresa detrás de Instagram y Facebook) permite comprobar que en esta semana la cuenta de Escucharte Santa Fe tiene más de 20 anuncios en simultáneo. Esto supone una estrategia muy segmentada, en línea con las publicaciones que se fueron generando en estos meses, que tienen un anclaje muy local.

La pregunta del millón es quién está pagando por esta enorme campaña. Es que si bien los costos de publicitar en redes sociales son bajos comparados con los medios tradicionales, sostener más de 20 anuncios en paralelo es costoso.

Leave a Reply