Menos si en 2020 el esposo de una de las hermanas González Giovanelli gana 4,5 millones de dólares en la lotería. En tanto la preocupación de las autoridades está ahora en la coordinación para repatriar los cuerpos tres que fallecieron en el lugar. Como que la vida te da y te quita”, dijo Angel, hermano de Víctor y Alba, al diario uruguayo El País. En la parte posterior del complejo, que da hacia la ladera del Cerro Otto. En el paneo de las montañas, se filtra su hermana, su cuñado y la alegría de un viaje anhelado.

Una familia numerosa en San Gerónimo, Florida, Sarandí Grande, a dos horas de Montevideo, no pasa desapercibida. Menos si en 2020 el esposo de una de las hermanas González Giovanelli gana 4,5 millones de dólares en la lotería.

Dos de esa gran familia, los hermanos Víctor (78) y Alba González Giovanelli ahora mantienen conmocionados a toda Argentina y Uruguay. Un alud de tierra y rocas en Bariloche los enterró vivos en sus habitaciones del hotel Villa Huinid.

Habían cruzado el charco el lunes, el mismo día de la tragedia, desde el departamento de Florida, para una escapada de hermanos con sus parejas. El viaje se venía posponiendo por la pandemia.

La esposa de Víctor, Ana María Marturet, sobrevivió. Los médicos rescatistas tuvieron que ponerle una sonda mientras tenía la mitad del cuerpo atrapado entre el barro, que había entrado por el primer piso del ala este del complejo de edificios turísticos.

La mujer fue dada de alta durante la tarde de este miércoles. En tanto la preocupación de las autoridades está ahora en la coordinación para repatriar los cuerpos tres que fallecieron en el lugar.

Según informa el diario El País de Uruguay, la cónsul de Distrito en Buenos Aires, Sophia Grilli, viajó a Bariloche y ya realiza un seguimiento de estos trámites. Además, familiares de los fallecidos están en la ciudad patagónica desde este miércoles.

En el cuarto contiguo de donde se alojaba Marturet, los cadáveres de Alba y de su esposo fueron hallados en la madrugada del miércoles. El cuñado de Víctor, Gerardo Casella, era el hombre que había comprado el billete entero del Gordo de Fin de Año y acertó el primer premio.

“Casella tuvo esa suerte y ahora esa desgracia. Como que la vida te da y te quita”, dijo Angel, hermano de Víctor y Alba, al diario uruguayo El País.

“Era una persona muy querida (por Víctor). Hemos sido una familia de mucho sacrificio, de pobreza, digamos, de medio rural. En Sarandí en su tiempo fueron muy conocidos. Él había nacido en Sarandí Grande, junto con mis tres hermanas mayores, y nosotros en Florida. Trabajamos todos en Florida, en lo que salía, y al final él se puso a vender carne y le fue bien. Después compró unas casitas y estaba un poco mejor. Una persona de trabajo y había tenido un poco de suerte”, describió Ángel a su cuñado.

Ángel vive en Tenerife, España, desde hace 15 años. Pero estaba al tanto de los pasos de los hermanos fallecidos.

El viaje a Bariloche había sido idea de Alba y de Gerardo. Él, de 67 años, era un ex gerente del Banco Hipotecario de Florida y fue quien coordinó con su cuñado qué día iban a llegar al sur argentino y dónde se iban a hospedar. El dinero de la lotería lo había invertido en casas y este podía ser la primera escapada de “festejo”.

Alba, como relata Ángel, transitó junto a él, su hermano Víctor y otras dos hermanas, una infancia más modesta que la de su esposo. Víctor desde hacía años vivía en Piriápolis.

Ana, Gerardo y Alba, de espaldas, en un video que filmó Víctor en San Martín de los Andes, donde habían arrancado sus vacaciones. Captura Facebook

El viaje arrancó en San Martín de los Andes. El 4 de junio, según subieron a sus redes sociales, la familia estuvo en Chapelco. Luego siguieron viaje a Bariloche, y la locación elegida fue Melipal, un barrio a 2,5 kilómetros del centro cívico. Precisamente, el Complejo Huinid, conformado por dos hoteles, departamentos, cabañas y spa. Sobre una ladera del Cerro Otto, que da hacia la parte trasera del hotel Bustillo, como se llama uno de los edificios, se construye un tercer hotel.

A las parejas les asignaron las habitaciones 105 y 107. En la parte posterior del complejo, que da hacia la ladera del Cerro Otto. El alud, según se registró en la investigación que está llevando a cabo el Ministerio Público Fiscal de Bariloche, fue a las 18.20 del lunes. Esas dos habitaciones fueron las más afectadas por el lodo, que, según detalló a Clarín la subsecretaria de Protección Civil, Patricia Díaz, eran “una L de tierra y ramas de 30 metros de alto por 20 de largo”.

En Bariloche hubo lluvias intensas por 36 horas. El segundo jefe de Bomberos de Melipal, Santiago Busch Frers, dijo que “el terreno se licuó, se hundió la base y el alud se metió en el primer piso del hotel Bustillo. El impacto más grande fue en las habitaciones 105 y 107”. Las de ambas parejas.

“Vivían enfrente a la capilla de San Cono. Mi hermana, en cuanto se casó, muy jovencita, se fue a vivir ahí y todos los días cruzando a la parroquia, no se perdía ninguna misa y siempre cooperando con la Cruz Roja. Nos criamos juntos, digamos. Tiene dos años más que yo y nos criamos como gemelos, prácticamente, hasta que llegó la adolescencia y todo eso y cada eso tomó su rumbo”, contó su hermano Ángel.

Así de creyente era también su cuñado, que compartía con Víctor la misma devoción. El último posteo de Víctor en Facebook son los picos nevados del Chapelco. En el paneo de las montañas, se filtra su hermana, su cuñado y la alegría de un viaje anhelado.

La causa

Uno de los ejes de la investigación es determinar si el movimiento de suelo, y la eventual tala para la obra del nuevo edificio de Villa Huinid, generó alteraciones en el terrero que facilitaran el desprendimiento de lodo y piedras, incrementado por las 36 horas de lluvias.

El barro que se desprendió del cerro rompió las mallas de hierro rellenas de piedras, que oficiaban como contención, e ingresó a los cuartos. El martes, a las 3 de la mañana, cuando se encontraron los cuerpos de Víctor y Alba, una retroexcavadora y una topadora habían sacado 100 toneladas de tierra.

El complejo, rodeado de verde y un paisaje con vista exclusiva a las montañas y el Lago Nahuel Huapi, abarca siete hectáreas, con dos edificios de 70 habitaciones. Es propiedad del presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Bariloche, Claudio Roccatagliata.

Al cierre de esta nota, la municipalidad de Bariloche no respondió a Clarín la consulta sobre el estado de la habilitación general del complejo o la obra del tercer edificio.

AS

Leave a Reply