Los raids mediáticos de quien fuera su “puntero ad honorem”, Carlos Maslatón, causan estragos dentro de su cada vez más reducida base electoral.

Los raids mediáticos de quien fuera su “puntero ad honorem”, Carlos Maslatón, causan estragos dentro de su cada vez más reducida base electoral. Nadie entiende a qué juega Javier Milei. Su promoción de la venta de órganos y sus reiterados elogios a la ex primera ministra de Inglaterra, Margaret Thatcher, afectan la sensibilidad de los argentinos. Y cada día se busca un adversario nuevo: ahora -replicando los dichos de su admirado Mauricio Macri- calificó a Hipólito Yrigoyen de “populista”.

Tampoco se privó de salir a responderle a Cristina Fernández de Kirchner por sus cuestionamientos a “los libertarios” en el acto de Avellaneda. El economista salió a desafiarla “a un debate” para demostrarle “que todo lo que dijo sobre la inflación está mal”. Como no para de sumar enemigos, también anunció que va a denunciar a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y al cantante de rock, Patricio “Pato” Fontanet, porque lo compararon con el genocida alemán Adolf Hitler.

Milei reconoció que no había visto el discurso de Cristina Fernández de Kirchner, sino que sólo se guiaba por comentarios que le habían llegado. “Yo no vi el discurso, sí me llegaron fragmentos y detecto que en lo que dice hay fundamentos, no es que lo está diciendo al aire, lo que pasa es que yo no adhiero a esos esquemas teóricos, para mí hay varias cosas que están mal”, comentó.

Pese a eso, rechazó la idea de que el aumento sostenido de los precios en la Argentina sea culpa de la evasión y no del déficit fiscal, calificando esa tesis como “una contradicción” de la vicepresidenta. “Si ella está reclamando una menor evasión, es decir, está diciendo que es un problema de recaudación y, consecuentemente, lo que está diciendo en el fondo es la contraparte de la emisión monetaria, con lo cual ahí tiene un error de consistencia lógica”, aseguró.

También se sintió afectado por los comentarios que le llegaron sobre la frase letal que le dedicó la vicepresidenta durante el acto de la CTA. “Para colmo, ahora apareció uno que también dice que el mejor ministro de la historia fue (Domingo) Cavallo, así que te podrás imaginar cómo está la gente, estamos para el suicidio colectivo”.

Y allí le respondió de manera letal, ya que hablando de Cavallo, Cristina no resiste a los archivos: “Vaya y busque su propio archivo señora, usted también dijo que era el cuadro más importante de la historia. Además, dado que está tan obsesionada con los libertarios, ¿sabe qué? Míreme. Míreme a la cara. La desafío a un debate y le demuestro que todas las cosas que dijo sobre la inflación están mal”.

Milei, luego de su viaje a Colombia, retornó con la decisión de recuperar el tiempo perdido frente a los micrófonos, y aprovechó para presentarse como víctima de una “persecución”. Allí le tiró los dardos a “Lilita” Carrió, quien había asegurado que el líder de La Libertad Avanza “puede ser peor que Hitler”, y también al ex líder de la banda Callejeros, quien dijo que el economista “tiene cara de nazi”. No son nuevas las presentaciones judiciales del economista, quien ya llevó a la Justicia a varios periodistas que también lo habían comparado con el líder del nazismo. Según el libertario, estas reacciones judiciales están motivadas “por algo muchísimo más importante” que su carrera: evitar “la banalización del Holocausto”.

“El punto no es hacerlo solo con periodistas. Y, justamente, no es solo con los periodistas. Es también con un cantante (por Fontanet), y un político (por Carrió). Estoy contra todo el que opera y miente”, enfatizó.

E inmediatamente ratificó sus declaraciones en las que se reconoció “identificado, en términos históricos, básicamente con (Winston) Churchill, (Ronald) Reagan y Margaret Thatcher”, todos personajes mal conceptuados por la sociedad argentina, sobre todo la ex primera ministra de Gran Bretaña durante la guerra de Malvinas. “Primer punto: yo defiendo nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas. Segundo punto: rindo honores sobre los hombres que dieron la vida por nuestra patria en Malvinas. Respecto de eso, no debería haber ninguna duda. Ahora, otra cosa es lo que yo piense de Thatcher”, pretendió justificarse de manera inconsistente.

Sus últimas palabras fueron para Cristina Kirchner. “Vos exportás para poder importar, es comercializar. ¿Cómo es el nivel de vida de los suizos? Uno de los mejores del mundo. Ellos producen chocolates, turismo, relojes, servicios financieros y los cortapapeles. Solamente eso. Vos vas a un supermercado y no hay nada hecho por ellos, salvo los chocolates, ¿y viven mal? No”, argumentó.

Y concluyó afirmando que “es imposible saber” cuál va a ser la inflación de este año “porque no es solamente un problema de cuánto emite el Banco Central, sino también de que no hay demanda de dinero”. La cifra va a depender de “cuántos controles va a poder hacer el gobierno para evitar” que pase eso, aseguró.

En lugar de dar un paso atrás y volver a la estrategia que tantas satisfacciones le redituó, Milei insiste en reafirmar sus dichos más polémicos, que espantan hasta a su propio electorado. Los encuestadores afirman que, en caso de que insista en esta línea discursiva, su figura se convertirá en una especie de tormenta de verano en la política argentina. (www.REALPOLITIK.com.ar)

APOYÁ A REALPOLITIK Periodismo independiente.

Información sin censura. COLABORÁ DESDE $290 POR MES

APOYÁ A

REALPOLITIK Periodismo independiente.

Información sin censura. COLABORÁ DESDE $290 POR MES

Leave a Reply