Lionel Messi afirmó hoy que Qatar 2022 podría ser su último Mundial y que el seleccionado argentino no es el «máximo favorito» de la competencia.

Lionel Messi afirmó hoy que Qatar 2022 podría ser su último Mundial y que el seleccionado argentino no es el «máximo favorito» de la competencia porque hay equipos que se encuentran «por encima» en la consideración para levantar la copa el 18 de diciembre en el estadio de Lusail.

El capitán de la Albiceleste aceptó que su equipo «es candidato siempre» en una Copa del Mundo, aunque aconsejó «bajar los decibeles» porque cuando empiece a rodar la pelota «todo puede pasar».

«Hay un poco de ansiedad y nervios al mismo tiempo. Es el último, seguramente, y también por cómo nos va a ir. Llegamos en un buen momento, con un grupo muy armado y muy fuerte, pero en un Mundial puede pasar de todo», contó en una entrevista íntima con el periodista Sebastián Vignolo en su casa de París.

«No somos los máximos favoritos. Hay selecciones que están por encima de nosotros. Tampoco sé si somos los grandes candidatos, aunque sí Argentina es candidata a ganar siempre por la historia, por lo que significa y más ahora en el momento que llega. La gente está loca con la Selección, con lo que se viene. Por eso está bueno bajar un poco los decibeles, saber que vamos a competir, que le vamos a pelear de igual a igual a cualquiera pero no creer que ya somos los campeones», comentó.

Con respecto a su relación con Lionel Scaloni, indicó: «Es una persona muy cercana, habla muchísimo con el jugador, intenta estar siempre para lo que sea y vive el fútbol muchísimo. Trabaja por y para el fútbol, le encanta lo que hace, sufre muchísimo los partidos y se merece todo lo que vive porque no fue fácil lo que le tocó agarrar. Él armó todo esto».

En cuanto a su presente con la Albiceleste, comentó: «Soy uno más en este grupo, intento integrarme. En esta Selección yo tuve que integrarme a los chicos que ya se conocían hace tiempo. Llegué más tarde, porque no fui a los primeros partidos del proceso y creo que hice un poco más de lo normal para tratar de integrarme lo más rápido posible».

También se tomó un rato para recordar el logro obtenido en la Copa América. «Cuando salimos campeones no lo podía creer, no sé cómo explicar ese momento. Era lo que me faltaba, uno de los objetivos para terminar de cerrar todo, para mí era fundamental poder ganar algo con la selección porque si no me iba a quedar siempre la espina de las finales perdidas».

«Me jode perder, no hacer un buen partido, no disfrutar dentro de la cancha. Aprendí a perder porque son muchos años de carrera pero me sigue doliendo», agregó.

Además, habló sobre su familia y la relación con sus hijos. «De los dos, soy el que más los ‘caga a pedos’. Antonella es la que más tiempo pasa con ellos y yo les pongo los puntos, a veces por demás. Intento que aprendan a valorar las cosas. Que sepan que hay que ganarse las cosas día a día, no porque tengan la posibilidad de tener mucho».

«Quiero que hagan lo que ellos quieran cuando sean grandes. Les encanta el fútbol, donde pueden buscan una canchita y una pelota. En casa todo el tiempo quieren jugar al fútbol y seguido les digo: ‘hoy no’. De vez en cuando los dejo ganar sino después lo tengo que aguantar a Mateo, que es igual a mí cuando era chiquito. No le gusta perder, arma quilombo y pelea con los hermanos», finalizó.

Leave a Reply