“Si la tocan a Cristina, que quilombo se va a armar…”, escribió Pablo Echarri el domingo por la noche en sus redes sociales en referencia al juicio contra la vicepresidenta.

“Si la tocan a Cristina, que quilombo se va a armar…”, escribió Pablo Echarri el domingo por la noche en sus redes sociales en referencia al juicio contra la vicepresidenta. Roberto García Moritán, legislador porteño por Republicanos Unidos y marido de Pampita y papá de Ana, usó su cuenta de Twitter para responderle al actor.

El tuit de Roberto García Moritán en respuesta a Pablo Echarri

“Si no hay Justicia qué quilombo se va a armar”, retrucó el lunes por la tarde el político, subiéndose a una captura de una foto del actor de Art con sus textuales. En el tuit siguiente, agregó: “De un lado tres toneladas de pruebas, del otro el relato kirchnerista. Justicia para el pueblo argentino es Cristina Kirchner y su asociación ilícita tras las rejas y lejos del poder. 12 años e inhabilitación perpetua”.

El lunes por la noche, luego de que se conociera el pedido del fiscal Diego Luciani de sentencia de doce años para Cristina Fernández de Kirchner por el juicio que investiga el direccionamiento de la obra pública a favor de Lázaro Báez, el actor volvió a usar sus redes: “El pensamiento conservador único tiene un problema de difícil solución, odia tanto que persigue a ‘como dé lugar’, intenta silenciar, proscribir, extinguir al adversario político. El tiro siempre le sale por la culata. Siempre”.

El tuit inicial del marido de Nancy Dupláa había sido el domingo, en horas previas a que el funcionario hiciera públicos los alegatos. Durante ese día, diferentes referentes cercanos a quien fuera también presidenta, se habían pronunciado a su favor en las redes sociales.

Ferviente defensor del kirchnerismo, desde hacía un tiempo el actor estaba mucho más cauto a la hora de expresar sus opiniones en público. “Voy evolucionando. También tengo el láser en la frente de mi esposa, que cada vez que me peleo me mira con cara de disgusto. Entonces, soy un tipo bastante intempestivo; ya de chiquito era famoso en el barrio por ser muy calentón, un pibe con la mecha muy corta…”, había dicho en marzo de este año en Agarrate Catalina.

En ese sentido, explicó que hizo un trabajo de “deconstrucción”: “Entiendo que cada vez que yo ejercía ese sentimiento irrefrenable de querer hacer justicia verbal, de alguna manera a la larga también me traía muchos conflictos. Por eso empecé a elegir un poco mejor las luchas, las peleas y los encuentros, entendiendo que hay ciertos personajes que carecen de una mirada medida o una visión moderada de la vida, y en general cuando entran en un esquema de discusión o de enfrentamiento son capaces verdaderamente de decir cualquier cosa, de ser crueles, de mentir, de demostrar su odio y toda su determinación de hacerle mal al otro de una forma muy contundente”.

Es que además, entendió que esas discusiones tampoco le hacían bien a él: “Me doy cuenta que cuando me meto en esa dialéctica, al que lastimo también es a mí. Me quedo enroscado, pensando de qué manera puedo llegar a herir, y la verdad es que no, no va, Uso el tiempo y la cabeza para cosas más creativas y satisfactorias”.

SEGUIR LEYENDO:

Leave a Reply

Copyright Politica Brutal © All rights reserved. | ChromeNews by AF themes.