El grupo de intendentes peronistas que gobiernan sus distritos en la reticente Quinta sección electoral para el Frente de Todos (FdT) se aglutinaron en el denominado “Grupo de los 11” para consolidar su poder y militar la candidatura a la reelección del gobernador Axel Kicillof.

El grupo de intendentes peronistas que gobiernan sus distritos en la reticente Quinta sección electoral para el Frente de Todos (FdT) se aglutinaron en el denominado “Grupo de los 11” para consolidar su poder y militar la candidatura a la reelección del gobernador Axel Kicillof. El broche de oro del incipiente armado, el primero de ese tipo en territorio bonaerense, fue el asado que compartieron con el mandamás provincial. Con reuniones mensuales, planean coordinar la gestión y el camino de la campaña en el pago chico y ordenar a la dirigencia frentetodista en los lugares donde gobierna la oposición, al tiempo que amplifican su voz frente al gobierno nacional y al Casa Rosada.

También podés leer El antirrosca Kicillof suma política a su gestión para alambrar Buenos Aires

El “Grupo de los 11” nuclea a los intendentes -todos hombres- del Frente de Todos que gobiernan once de los veintisiete municipios de la región sureste. El grupo es heterogéneo, ya que en él conviven representantes de diferentes tribus: el kicillofista Gustavo Barrera (Villa Gesell); Cristian Cardozo (La Costa), hombre del jefe de Gabinete bonaerense Martín Insaurralde; los massistas Sebastián Inantouony (General Alvarado), Alberto Gelené (Las Flores) y Javier Gastón (Chascomús); el kirchnerista Francisco Echarren (Castelli); el outsider de la política y policía retirado Carlos Rocha (General Guido); el peronista Jorge Paredi (Mar Chiquita) y los jefes comunales en uso de licencia Héctor Olivera (Tordillo), actual presidente de la Autoridad del Agua; y Gustavo Walker (Pila), quien tras sufrir un ACV dejó la intendencia en manos de su hijo Sebastián.

“Todos coincidimos en la buena gestión que está haciendo en la provincia”, aseguró a Letra P uno de los intendentes mencionados y confirmó que el grupo apoya la reelección: “Dicen que la provincia es inviable, yo creo que es inviable sin Axel Kicillof, por eso tiene que seguir cuatro años más”. Además, explicó que el objetivo de la conformación del espacio es “consolidar a todos los intendentes de la Quinta” y en momentos de fuerte interna mostrarse “juntos”.

También podés leer Ahora son 17: la Liga del interior sumó provincialismo y va por todo

El apoyo fue bien recibido por el gobernador, quien pese a su poca afición por las reuniones informales y de rosca compartió con ellos un asado en localidad de Ranchos luego de recorrer obras de viviendas, asfalto y la Casa de la Provincia en General Paz, y de recorrer obras en tres escuelas de General Alvarado. Esa fue la tercera reunión del grupo que prevé mantener un encuentro por mes.

Apenas una semana después de esa visita, Kicillof decidió volver a la sección. El pasado jueves estuvo en Villa Gesell junto al intendente Barrera, visitó a alumnos que viajaron con el programa “Viaje de fin de curso”, inauguró un nuevo edificio para el centro de zoonosis y aulas para una escuela. Luego se dirigió a Mar del Plata, donde presentó un proyecto de reurbanización de barrios populares, entregó escrituras y encabezó un encuentro con empresarios.

Por el momento, el trato de estos intendentes con el gobernador es directo, sin intermediarios, y afirman que en el día a día mantienen contacto fluido con ministros y ministras de la gestión.

Cada uno de ellos intentará renovar mandato en 2023, mientras que trabajan para ordenar la discusión por las candidaturas en los distritos gobernados por la oposición.

También podés leer Salario Universal, el hito refundante para salvar a Todos

Después de la Primera y la Tercera secciones, la Quinta es la de mayor volumen de electores. Según el padrón de la última elección, hay 1.272.244 personas habilitadas para votar. Si bien siempre fue una sección esquiva para el peronismo y la oposición gobierna los distritos más populosos (General Pueyrredón y Tandil), en 2019 el Frente de Todos había logrado un muy buen desempeñó: sacó el 43% de los votos, cinco puntos menos que Juntos por el Cambio. Sin embargo, ese número cayó fuertemente en la última elección legislativa, donde la oposición superó al oficialismo por veinte puntos (51% – 31%).

Leave a Reply