La madrugada del sábado, Martínez acudió a una fiesta nocturna en una casa entre las calles Suipacha y Buenos Aires. Según trascendió, la víctima pudo haber discutido con alguien dentro de la casa, lo que terminó por sellar su destino. Uno de los chicos que estaba en la fiesta llegó a avisarle a la familia que el joven estaba tirado a metros de la vía. Tras ser alertados, su padre y uno de sus hermanos fueron a buscarlo y lo llevaron hasta el Hospital Anselmo Gamen. Allí entrevistaron a Hugo, hermano de la víctima, quien les explicó que no sabía qué había pasado en la fiesta.

El Gran Rosario fue escenario de un nuevo episodio sangriento: en la madrugada del domingo, Agustín Carlos Martínez, conocido como “Chupadedo”, fue baleado a la salida de una fiesta y posteriormente murió en un hospital en la ciudad de Villa Gobernador Gálvez.

La madrugada del sábado, Martínez acudió a una fiesta nocturna en una casa entre las calles Suipacha y Buenos Aires. Según trascendió, la víctima pudo haber discutido con alguien dentro de la casa, lo que terminó por sellar su destino.

En un momento, pasadas las 4 de la mañana, el joven quiso ir al baño de la vivienda, pero estaba ocupado, por lo que decidió salir a la calle para orinar contra el paredón de otra casa. Fue allí cuando, según contaron los testigos, alguien se le acercó por detrás y le disparó múltiples veces en las piernas y el torso.

Sus padres buscan esclarecer lo que sucedió: “Era adicto, a veces salía a la mañana y no volvía hasta tarde, pero no volvía intoxicado, estaba bien. No tenía problemas con nadie, no sabemos que pasó”.

El Hospital Anselmo Gamen, donde fue trasladada la víctima.

Los invitados de la fiesta salieron corriendo y rápidamente el barrio quedó mudo. Desangrándose, Martínez intentó llegar hasta su casa, pero no lo logró y cayó en plena calle.

Uno de los chicos que estaba en la fiesta llegó a avisarle a la familia que el joven estaba tirado a metros de la vía. Tras ser alertados, su padre y uno de sus hermanos fueron a buscarlo y lo llevaron hasta el Hospital Anselmo Gamen.

La víctima llegó sin signos vitales y luego de intentar revivirlo, los médicos determinaron que había fallecido a causa de las múltiples heridas de bala.

“Conocía a los que le dispararon, pero nadie lo ayudó”

La policía fue hasta el lugar y los testigos les dijeron a los agentes que el herido había sido trasladado al hospital. Allí entrevistaron a Hugo, hermano de la víctima, quien les explicó que no sabía qué había pasado en la fiesta.

Sin embargo, la familia aseguró que “él conocía a los que le dispararon, pero nadie lo ayudó. Cuando pasan estas cosas se ve que uno se queda sin amigos”.

.

La causa está siendo investigada por el fiscal Patricio Saldutti, de la Unidad de Homicidios Dolosos, que ordenó el peritaje del sitio del crimen. Hasta el momento, no hay indicios sobre quiénes podrían haber sido los atacantes; además, no había cámaras de vigilancia en las inmediaciones.

La ciudad de Villa Gobernador Gálvez, con una población de alrededor de 120 mil habitantes, registró 9 de los 122 homicidios cometidos en el Gran Rosario en lo que va del 2022.

.

Leave a Reply