Esta vez fue la periodista Romina Manguel, íntima amiga del conductor, quien contó cómo atravesó su colega el último período en que interactuó con él. Y él trataba de convencer a sus amigos más íntimos y querido. A mí me decía ‘me voy a morir, eh’” relató en el programa «PH: Podemos Hablar», que conduce Andy Kusnetzoff en Telefe. Recordó también que en las semanas previas a su deceso, «él me llamaba todas las noches a las 12 de la noche. Y era una carga fuerte porque después terminábamos hablando de la muerte, de las cosas que él quería cuando se muera y me pedía que yo lo anote».

El recuerdo de Gerardo Rozín aún permanece muy presente entre sus familiares y amigos, a pocos meses de su muerte como consecuencia de un tumor cerebral. Y recién ahora comienzan a conocerse algunos, pero respetuosos, detalles sobre sus últimos meses de vida.

Esta vez fue la periodista Romina Manguel, íntima amiga del conductor, quien contó cómo atravesó su colega el último período en que interactuó con él.

“Gerardo siempre supo que se iba a morir, desde el primer día del diagnóstico. Y él trataba de convencer a sus amigos más íntimos y querido. A mí me decía ‘me voy a morir, eh’” relató en el programa «PH: Podemos Hablar», que conduce Andy Kusnetzoff en Telefe.

Recordó también que en las semanas previas a su deceso, «él me llamaba todas las noches a las 12 de la noche. Y era una carga fuerte porque después terminábamos hablando de la muerte, de las cosas que él quería cuando se muera y me pedía que yo lo anote».

“Yo terminaba llorando y decidí hablar con Gerardo para decirle que no podía soportar esto porque me dejaba rota todas las noches”, relató.

“Me senté con Gerardo le dije que me estaban haciendo muy mal estas llamadas a la noche. Y él me responde ‘ah, bueno. Yo me voy a morir pero la señora no duerme. ¿Sabés qué? No me importa que no duermas, tomate algo después. Yo me voy a morir y cuando me muera, vas a dormir. ¿Me entendiste? No se charla más del tema’”, concluyó.

Leave a Reply