La "banda" a la que alude es la conocida "banda de los copitos", conformada por Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Gabriel Carrizo.

Durante el cierre de su alegato de defensa por la causa Vialidad, Cristina Kirchner sembró dudas sobre la autoría intelectual del hecho y aseguró que no habría manera de que solo los detenidos tengan responsabilidad. En este sentido, afirmó sentirse indefensa.

“Lo tengo clarísimo: nadie puede pensar que esa banda planificó e ideó intelectualmente lo que me hicieron”, aseguró la expresidenta. La “banda” a la que alude es la conocida “banda de los copitos”, conformada por Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Gabriel Carrizo.

En ese contexto, la Vicepresidenta dijo que se siente indefensa porque “desde el ámbito judicial se da licencia social para que alguien pueda hacer cualquiera”. “Esto es crear un clima que han construido, no con las tres toneladas de prueba, lo que hay son 30 toneladas de tapas de diarios y de alguna otra revista semanal donde se va estigmatizado a una mujer. Me siento en estado de indefensión con este país y con este poder judicial”, apuntó.

Me siento en estado de indefensión con este país y con este poder judicial.

A partir de esto, recordó que su despacho de la Cámara de Senadores fue apedreado durante 40 minutos sin que interviniera ninguna fuerza policial “local o nacional”. También hizo énfasis en que, cuando el fiscal Diego Luciani pidió una condena de 12 años en su contra, algunos canales de televisión mostraban la puerta de su casa: “Es la única puerta que se conoce en la Argentina, la de Juncal y Uruguay, ahí mismito donde me quisieron pegar el tiro”.

También apuntó contra la Justicia porteña porque no hubo avances en la causa que intenta determinar quién ordenó pegar afiches con su cara y la frase asesina: “El juez tuvo la causa 5 meses y sistemáticamente se negó a los pedidos del fiscal para indagar a quienes habían sido individualizados que podían tener responsabilidad en encargar los afiches y haberlos pegado”.

Finalmente recordó que los abogados de Carrizo, apuntado como jefe de la banda, son asesores de legisladores del PRO. “Alguien que se sienta a 20 o 30 metros míos, en el Senado, su asesor defiende a quien me quiso matar. Y la asesora de otra diputada también defiende a ese. Yo me siento en un estado de indefensión. ¿Usted cómo se sentiría, doctor Gorini?”, preguntó al presidente del tribunal.

La referencia es a Gastón Marano, letrado de Carrizo, que fue asesor de la Bicameral de Inteligencia del Congreso por recomendación del senador del PRO Ignacio Torres. Comparte la defensa con Brenda Salva, abogada que asistía en Diputados a Karina Bachey, también del PRO.

Leave a Reply

Copyright Politica Brutal © All rights reserved. | ChromeNews by AF themes.