“La agitación energética global le ofrece a la ‘Dead Cow’ de la Argentina una nueva oportunidad de vida ”. “Así lo cree el presidente de la Argentina, Alberto Fernández. “ Un gran culpable es el rígido régimen de control de cambios de la Argentina , que impide la repatriación de las ganancias. El petróleo se vende en el mercado interno a un precio controlado solo alrededor de la mitad del nivel mundial”. Sinopec de China vendió [su posición] en la Argentina el año pasado y ConocoPhillips también salió”.

“La agitación energética global le ofrece a la ‘Dead Cow’ de la Argentina una nueva oportunidad de vida ”. Así titula el diario británico Financial Times una nota de opinión de hoy, en la cual señala que el “retiro de Occidente de Rusia revive las esperanzas de acelerar el desarrollo del depósito no convencional de Vaca Muerta”.

“¿Puede la prohibición de la Unión Europea (EU) de esta semana sobre la mayoría de las importaciones de petróleo ruso dar nueva vida a una Vaca Muerta en la Patagonia ?”, se pregunta el diario, que responde con una afirmación del presidente Alberto Fernández.

“Así lo cree el presidente de la Argentina, Alberto Fernández. Está hablando del potencial del segundo reservorio no convencional de gas más grande del mundo y el cuarto en reserva de petróleo para llenar el vacío dejado por el creciente embargo occidental sobre la energía rusa. La Argentina, dijo a sus anfitriones alemanes durante su visita a Berlín el mes pasado, es ‘una reserva de lo que el mundo necesita en este momento: alimentos y energía’”.

Según cuenta la nota firmada por el periodista Michael Stott, Chevron, Petronas y Shell están entre las empresas internacionales que se beneficiarán, “si finalmente despega el desarrollo petrolero de Vaca Muerta”, y cita un informe reciente de S&P, que estima que la producción de gas “podría hacer de la Argentina un rival de Australia y Qatar en el mercado de gas natural licuado (GNL) en un momento en que la demanda está creciendo”.

El expresidente de YPF y actual fundador y CEO de Vista, Miguel Galuccio , opina para la nota y dice que el reservorio ya convirtió a la Argentina “en un exportador de petróleo (aunque en una escala muy pequeña) y destaca su potencial futuro, gracias a los costos de producción relativamente bajos y la emisión baja en carbono”.

Sin embargo, el periodista señala que hay un “inconveniente” en la superficie del reservorio que tiene que ver con las “decisiones pasadas del gobierno argentino”. Y explica: “Años de exageración sobre Vaca Muerta y su atractiva geología no han sido igualados por políticas oficiales lo suficientemente atractivas , ya sea bajo el gobierno anterior de Mauricio Macri o hasta ahora con el peronista actual, para atraer las decenas de miles de millones de dólares de inversión necesarios ”.

“Vaca Muerta ha estado en desarrollo durante una década y, a pesar de que los costos de producción han caído a niveles cercanos a los de la formación no convencional estadounidense, se está explotando menos del 10% de la superficie . Sin embargo, el Gobierno dice que si el 50% de los recursos de Vaca Muerta se lleva al mercado, la Argentina generaría más de US$30.000 millones al año de ganancias de exportación adicionales ”, agrega.

Luego de esta introducción, el cronista se pregunta entonces por qué todavía no ha ocurrido ese desarrollo. “ Un gran culpable es el rígido régimen de control de cambios de la Argentina , que impide la repatriación de las ganancias. Después de años de negociaciones, el Gobierno acaba de aceptar permitir que las compañías de petróleo y gas conviertan los ingresos de parte de su producción adicional en dólares, pero esto está muy por debajo de la libertad que se disfruta en casi todos los demás lugares”, advierte.

“Bajo las nuevas reglas, los grupos energéticos deben solicitar permiso para cambiar una cantidad limitada de sus pesos que se devalúan rápidamente a moneda estadounidense a una tasa oficial de apenas la mitad de la del mercado informal” , agrega.

Por otro lado, Stott también hace mención a la brecha de precios de la nafta y el gasoil: “Otro inconveniente es la fijación de larga data de la Argentina con los subsidios a los combustibles. El petróleo se vende en el mercado interno a un precio controlado solo alrededor de la mitad del nivel mundial”.

A su vez, destaca la falta de infraestructura de transporte para evacuar la producción del sur argentino. “ La producción de gas en Vaca Muerta está limitada por la capacidad de los gasoductos existentes. Aún no se ha adjudicado un contrato para construir un nuevo gasoducto de US$3400 millones que conectará Vaca Muerta con Buenos Aires y el jefe del proyecto renunció el 30 de mayo (el Gobierno dice que pronto se adjudicará una licitación)”, detalló el Financial Times.

“La petrolera nacional YPF está explorando ubicaciones costeras para construir una planta para licuar gas natural para la exportación, pero hoy, a pesar del potencial de Vaca Muerta, la Argentina sigue siendo un importador neto de gas”, dice el periodista, y agrega: “No todo el mundo está esperando pacientemente. Sinopec de China vendió [su posición] en la Argentina el año pasado y ConocoPhillips también salió”.

Leave a Reply