Kirchner juega en tándem para eso con su hijo Máximo Carlos Kirchner y con Sergio Massa. El titular de la Cámara de Diputados pudo hablar con Alberto Ángel Fernández en el viaje a la Cumbre de las Américas sobre cómo debería seguir la administración nacional para que el peronismo tenga alguna chance electoral en 2023.

Cristina Kirchner no quiere ser Chacho Álvarez, Por eso, no moverá ninguna ficha que la pueda asemejar a la triste historia del vicepresidente que renunció a su cargo el 6 de octubre de 2000, denunciando corrupción en la administración de Fernando De la Rúa con el escándalo conocido el de las coimas en el Senado y la BANELCO.

La actual vicepresidenta quiere gobernar sin estar a cargo de la Jefatura de Estado, con 5 a 6 ministerios claves bajo su dominio y con un Presidente que cumpla con las formalidades del cargo y que no desafíe su liderazgo, tanto en la gestión como en el armado electoral que se resolverá el año próximo, donde habrá elección presidencial.

Kirchner juega en tándem para eso con su hijo Máximo Carlos Kirchner y con Sergio Massa. El titular de la Cámara de Diputados pudo hablar con Alberto Ángel Fernández en el viaje a la Cumbre de las Américas sobre cómo debería seguir la administración nacional para que el peronismo tenga alguna chance electoral en 2023. El Presidente resiste más cambios, aún golpeado por la salida veloz de Matías Kulfas: el ministro de Producción con cuna en el Grupo Callao estuvo el viernes 3 de junio en la primera fila del acto por los 100 años de YPF donde CFK volvió a pedirle a Alberto “que use la lapicera”.

Exactamente una semana después, ya eyectado del cargo, Kulfas estaba sentado delante de un juez federal hablando de la licitación del gasoducto Néstor Kirchner y de las responsabilidades de los funcionarios cristinistas en ese proyecto.

El ingreso de Daniel Scioli a Producción no no generó demasiado escozor a la Vicepresidenta. En cambio, a Massa sí lo perturbó: rencillas de vieja data en Tigre y peleas de cartel con mira presidencial entre ambos. Pero Cristina quiere ahora generar cambios en más lugares. Uno de ellos es el Banco Central, donde la gestión de Miguel Pesce es vituperada desde el entorno de la titular del Senado. Cree que es desastroso todo lo que resuelve el economista de cuna radical y, más allá de que en el campamento K no vean que la inflación tenga culpabilidad de origen en ese banco, critican fuertemente las medidas que Pesce toma a las que consideran tibias.

Para los temas económicos, CFK recurre siempre a Axel Kicillof, quien la visita semanalmente en el Senado. Pero a quien escucha mucho últimamente es a Hernán Lechter, economista y director del Centro de Economía Política Argentina, al que la vice nombró en el acto del Chaco, del mes pasado, como quien era su candidato para la Secretaría de Comercio Interior y que Kulfas rechazó, en el inicio de la gestión del Frente de Todos. Lechter pasó, durante el gobierno de Alberto por la Comisión Nacional de Comercio Exterior. Y critica a su actual conducción. Un tema sensible de ese área fue la reciente autorización a la primera minera a liquidar divisas bajo el régimen especial que creó el gobierno: Economía y Desarrollo Productivo (o sea, Martín Guzmán y Matías Kulfas), autorizaron a la minera Zijin Mining (un gigante del sector minero de China) a ingresar al régimen especial para acceder a dólares en las exportaciones, como producto del megaproyecto de litio ubicado en Catamarca donde se invertirán US$ 380 millones. El tema Litio se transformó en otro de los intereses de la ex Presidenta y Lechter es su principal voz en ese rubro.

Cristina no se queda quieta. Llama a un ministro del gabinete de Alberto y luego, a un intendente de los que le acerca Martín Insaurralde, el jefe de Gabinete bonaerense. Después de eso, atiende a un gobernador y cierra el día con algún empresario. Cristina quiere mostrar que no alterará el final institucional de Alberto Fernández pero da señales de que seguirá haciendo crecer su influencia en la gestión del Frente de Todos a la que le quedan 18 meses. Y que el armado electoral para la próxima pelea presidencial tendrá tinta de su propia lapicera. Allí no habrá ninguna indicación a Alberto Fernández para que siquiera intente utilizar su estilográfica.

Leave a Reply

Copyright Politica Brutal © All rights reserved. | ChromeNews by AF themes.