Horacio Rodríguez Larreta tiene entre ceja y ceja su campaña presidencial.

Horacio Rodríguez Larreta tiene entre ceja y ceja su campaña presidencial. Mientras recorre el país y estrecha vínculos con Gerardo Morales, el jefe de Gobierno porteño le dio las puntadas finales a la conformación de su equipo político con dos nuevas incorporaciones: el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, y el exministro de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires Edgardo Cenzón.

750 mil pesos: Los sueldos estatales de la portavoz que asegura que no dan las cuentas

Miguel es hombre de estrecha confianza del alcalde, està a su lado desde 2013 en diferentes funciones y a la par de su labor diaria se convirtió en el coordinador de todas las mesas de trabajo, un virtual un jefe de campaña. “Es el único que le escapa a la lógica de darle la misma tarea a muchas personas”, resumió uno de los ministros del gabinete porteño. Sin embargo, en el entorno de Miguel están convencidos de que Larreta quiere que su función sea la de aportar una mirada externa. Sostienen que, al no estar inmerso todos los días en una cuestión puntual, tiene una claridad para ver todo con otros ojos y aportar soluciones desde ese lugar.

En la diaria, el jefe de Gabinete opina sobre el armado político, analiza la estrategia de campaña, teje alianzas con los integrantes del PRO y de Juntos por el Cambio (JxC), y sigue de cerca la elaboración de su plan de gobierno. El PRO decidió acelerar los plazos de la confección del programa económico que presentará de cara a 2023. El borrador, al que Miguel le presta inusual atención, sería presentado en la reunión de la mesa nacional de la coalición opositora, prevista para el 19 de julio.

El nuevo rol que tendrá Miguel, para impulsar la campaña de Larreta, le demandará tiempo y lo obligará a delegar tareas de gestión, que recaerán sobre el secretario de Planificación, Evaluación y Coordinación de Gestión, Facundo Carrillo. “De diez cosas, Miguel delega cinco directamente en Carrillo”, explicaron fuentes del Gabinete porteño.

Según cuentan en Uspallata, Carrillo oficia muchas veces como primera fuente de consulta de ministros, que intenta darle solución a sus pedidos. Esa relación con los funcionarios porteños será mucho más intensa con el correr de la campaña y, en especial, en 2023.

Por su parte, Cenzón regresó a un rol clave para las aspiraciones presidenciales de Larreta después de su salida de la gestión bonaerense a fines de 2016 por motivos personales. En la sede de Gobierno lo señalan como el recaudador de fondos, pero cerca del exministro tienen una visión diferente: “Tiene relación con mucha gente y busca es explicar el proyecto de Larreta”, aclaran.

“Yo trabajo por un proyecto. La recaudación aparece fácil cuando hay proyecto”, suele decir a sus personas más cercanas cuando le preguntan por su rol en el esquema larretista. Como Miguel, también opina sobre diferentes temas de armado político y la estrategia de campaña. “Son amigos y tiene la cordialidad de no imponer nada ya que está lejos de querer volver de lleno a la actividad”, señala el larretismo en relación al exministro vidalista.

En las últimas semanas, Larreta había realizado otros retoques a su equipo de campaña. El diputado nacional Omar de Marchi se hizo cargo de la coordinación del armado en el interior del país, a excepción de la provincia de Buenos Aires, que maneja su colega Diego Santilli, y la Ciudad, que todavía no tiene un encargado puntual.

Los secretarios Fernando Straface (General de la Ciudad), Eduardo Macchiavelli (Asuntos Estratégicos) Federico Di Benedetto (Comunicación, Contenidos y Participación Ciudadana) y Christian Coelho (Medios), el vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Emmanuel Ferrario, junto a Augusto Larreta, completan el equipo de campaña del jefe de Gobierno porteño.

Copyright Politica Brutal © All rights reserved. | ChromeNews by AF themes.