Hasta ahora participan de la discusión los funcionarios de Rodríguez Larreta, Jorge Macri (Gobierno), Soledad Acuña (Educación) y Fernán Quirós (Salud), por el Pro, y el senador nacional Martín Lousteau por el radicalismo dispuesto a acordar. El régimen normativo de la ley 4894 que rige en la CABA deja la puerta abierta para estos cambios, en caso de que exista unanimidad. Pero este razonamiento es cuestionado por otra lectura, que alerta sobre la actitud de “Patricia Bullrich (que) viene creciendo en las encuestas. No la sacaría del todo de las cuentas para que tenga otro lugar en un acuerdo grande que defina, además de las postulaciones, lugares en futuros gobiernos. Ahí, la vicejefatura y las fórmulas cruzadas pueden servir de prendas de negociación”.

Quienes están mejor posicionados de cara a la próxima elección son Jorge Macri, Martín Lousteau, Soledad Acuña y Fernán Quirós, por la jefatura de Gobierno de la Ciudad, y Rodríguez Larreta, Gerardo Morales, Patricia Bullrich, Facundo Manes y Mauricio Macri, por el ejecutivo nacional.

La definición de reglas de fuego que permitan mantener la calma y evitar las rupturas es algo que preocupa a los partidos de la coalición, sobre todo ante el riesgo de que los enojados o decepcionados puedan migrar hacia el espacio de Javier Milei. Por ahora sólo se han dado los primeros pasos, pero en principio todos coinciden en su conveniencia.

Los principales temas en cuestión son tres: la posibilidad de implementar fórmulas abiertas, que sólo incluyan al jefe de Gobierno y sin candidato a la vicejefatura, para negociarlo entre las boletas derrotadas; si se desdoblan los comicios respecto de los nacionales; y si utilizará boleta electrónica, como en 2015, o de papel, como en 2019.

Hasta ahora participan de la discusión los funcionarios de Rodríguez Larreta, Jorge Macri (Gobierno), Soledad Acuña (Educación) y Fernán Quirós (Salud), por el Pro, y el senador nacional Martín Lousteau por el radicalismo dispuesto a acordar. Sin embargo, todos tienen en claro que deberán introducir en el debate al actual jefe de Gobierno, a Mauricio Macri, a Patricia Bullrich, al gobernador Gerardo Morales y al radical Facundo Manes.

“Para todo esto hay que tener acuerdo político, pero la virtud que tendría ir con fórmulas abiertas es, de acuerdo al resultado, establecer negociaciones políticas que incluyan la vice jefatura. Permite darle más fortaleza al acuerdo interno de Juntos por el Cambio y complementaría la idea que planteó Lousteau de las fórmulas cruzadas”, justificó uno de los participantes involucrados.

Respecto de las fórmulas abiertas, sólo podrían implementarse si hay una aceptación unánime de todos los participantes. “Si uno no quiere, el resto no puede”, reconoció la misma fuente, ya que podría recurrir a la Justicia para invalidarlos. En esta misma situación se incluye la fecha de las elecciones, si habrá desdoblamiento respecto de las nacionales.

El régimen normativo de la ley 4894 que rige en la CABA deja la puerta abierta para estos cambios, en caso de que exista unanimidad.

“Si desdoblamos en la Ciudad no sólo logramos que los porteños puedan volver a discutir los problemas y las cuestiones de los porteños, sino que también le meteríamos un ruido tremendo a Javier Milei. Como él ya dijo que va a ser candidato a presidente va a tener que definir a quién postula: ¿Va a apoyar a Ramiro Marra o a otro? Le metemos un lío tremendo”, especulan en Uspallata.

Y completan el razonamiento afirmando que “sin Milei encabezando la tira de la boleta, va a ser inevitable que se debiliten los libertarios. Si se pelean ahora, cuando todavía falta tanto para las elecciones, si se desdoblan, creemos que puede haber un corrimiento hacia la interna de Juntos por el Cambio”.

Pero este razonamiento es cuestionado por otra lectura, que alerta sobre la actitud de “Patricia Bullrich (que) viene creciendo en las encuestas. Mauricio Macri la apoya, un poco porque le gusta ese rol de padre de familia que alienta a todos, y otro porque lo raspa a Horacio Rodríguez Larreta”. Si no hay un candidato natural de Milei potente, los votos podrían derivar hacia ella.

Si bien “Bullrich quiere ser presidenta, falta mucho. No la sacaría del todo de las cuentas para que tenga otro lugar en un acuerdo grande que defina, además de las postulaciones, lugares en futuros gobiernos. Ahí, la vicejefatura y las fórmulas cruzadas pueden servir de prendas de negociación”.

Por lo pronto, ya rechazó de manera pública el proyecto de “listas abiertas” que impulsó el vicepresidente de la Legislatura, Emmanuel Ferrario, con apoyo de Larreta y Jorge Macri, consistente en la convocatoria de vecinos porteños sin militancia partidaria para competir por una candidatura de legislador o comunero. “Es un casting de vecinos que maltrata a los militantes que hace años que trabajan en los barrios y cuidan los votos en cada elección”, criticó Juan Pablo Arenaza, diputado porteño y jefe de campaña de Bullrich.

A diferencia de lo que sucedió habitualmente hasta ahora, el peronismo pretende disociar las elecciones para tomar distancia electoral del Frente de Todos, mientras que en Juntos prefieren la unidad de fechas para que en los distritos el oficialismo pague las consecuencias de la pésima gestión de Alberto Fernández.

Pero por ahora no hay mucho más que rastreos para encontrar fórmulas de unidad que permitan mantenerla después de las PASO. La interna de Juntos, con sus vericuetos jurídicos y reglamentarios, será para alquilar balcones. (www.REALPOLITIK.com.ar)

APOYÁ A REALPOLITIK Periodismo independiente.

Información sin censura. COLABORÁ DESDE $290 POR MES

APOYÁ A

REALPOLITIK Periodismo independiente.

Información sin censura. COLABORÁ DESDE $290 POR MES

Leave a Reply