Entre la guerra en Europa, la inflación internacional y el confinamiento en China, en lo que va del año las acciones tech registran caídas acumuladas que superan el 40%. Al 31 de diciembre de 2021, el market cap de Mercado Libre se posicionaba en los US$67.259 millones. En el mismo período el valor de mercado de las acciones retrocedió más de US$5400 millones. En el año del coronavirus, las growth stocks presentaron crecimientos muy importantes en ventas y capitalización. Ahora la volatilidad ha ganado mucho protagonismo en los principales selectivos de Nueva York”, cerró Vlassich.

Si los mercados globales empezaron el año con una mala racha, para el sector tecnológico el golpe de incertidumbre es aún peor. Entre la guerra en Europa, la inflación internacional y el confinamiento en China, en lo que va del año las acciones tech registran caídas acumuladas que superan el 40%. Las grandes compañías argentinas no son ajenas a esta tendencia: los unicornios Mercado Libre y Globant registran, en su conjunto, una desvalorización de US$33.400 millones.

La cifra surge al analizar la capitalización bursátil de las compañías argentinas que cotizan en Nueva York (ADRs), según datos de Portfolio Personal de Inversiones (PPI). Al 31 de diciembre de 2021, el market cap de Mercado Libre se posicionaba en los US$67.259 millones. Cinco meses después, esa cifra bajó hasta los US$38.893 millones. Es decir, su capitalización cedió más de US$28.000 millones.

Lo mismo sucedió con el otro gran unicornio tecnológico argentino, Globant. En el mismo período el valor de mercado de las acciones retrocedió más de US$5400 millones. Mientras que a finales del año pasado tenía una capitalización bursátil de US$12.577 millones, actualmente la cifra se encuentra en US$7.175 millones.

Gráfico de PPI

“Además, su caída es aún mayor considerando su precio máximo en las últimas 52 ruedas, pues recordemos que Mercado Libre llegó a cotizar US$1.970 y ahora lo hace a US$772, mientras que GLOB alcanzó los US$354 y ahora lo hace a US$171. Otro dato: hoy se encuentran en sus niveles mínimos de los últimos 12 meses”, señaló Diego Méndez, analista de PPI.

Los dos unicornios encabezan la mayor caída accionaria, con descensos acumulados del 43,5% (Globant) y 41,3% (Mercado Libre). No obstante, al resto de los papeles argentinos que cotizan en Wall Street no le fue mucho mejor. En la lista de los más golpeados del año les siguen Loma Negra (-20,2%), el Banco Supervielle (-15,6%) el Banco Francés (-12,7%) y Ternium (-11,2%), entre otras.

Hasta el momento, solo seis compañías tienen números en verde. Las acciones de Tenaris avanzaron en 2022 un 42,3%; Cresud, 29,2%; Transportadora de Gas del Sur, 27,5%; Central Puerto, 5%; Corporación América, 4% e YPF, 2,5%.

¿Por qué se desploman las tecnológicas?

“En lo que va del año, si bien la empresa que preside Marcos Galperin ha sufrido una corrección, no podemos dejar de observar qué es lo que ha sucedido con el Nasdaq, o bien con otras compañías del mismo segmento”, observó Damián Vlassich, analista de research en IOL invertironline.

El fenómeno que sufren las tecnológicas locales es parte de una tendencia global. En lo que va del año, el índice tecnológico Nasdaq se hundió 25,86%. Incluso, al observar las variaciones de los certificados de depósitos argentinos (Cedears), otros gigantes del rubro se desplomaron, como Netflix (-69,9%), Facebook (-40,4%) y Amazon (-33,5%).

“Estas caídas no son producto de un mal desempeño de las compañías. Al contrario, tanto Mercado Libre como Globant lo vienen haciendo bien consistentemente, y frente a sus presentaciones de resultados suelen verse repuntes en sus precios por acción. Por ejemplo, luego de caer cerca de un -10% el jueves 5 de mayo, al cierre del mercado, MELI presentó un crecimiento en ingresos netos de 63,1% para el 1Q22, superando las expectativas de mercado en US$250 millones y provocando que su cotización repunte 9,1% en el after-market tras el anuncio”, afirmó Méndez.

Para los economistas, hay varias razones que explican los malos rendimientos. El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, el endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos como reacción para frenar la inflación más alta en los últimos 40 años, y los confinamientos por Covid-19 en China, hicieron que en los primeros cinco meses del año los mercados del mundo sean víctimas de una gran volatilidad.

A esto se le suma otro factor clave. En el año del coronavirus, las growth stocks presentaron crecimientos muy importantes en ventas y capitalización. Pero, con la llegada de la pospandemia a finales de noviembre de 2021, el escenario se revirtió.

“Frente a este panorama menos amigable, después de lo que había sido un 2021 con rendimientos sobresalientes y en sintonía con el cambio de política por parte de la Fed, el mercado parece haber dado un drástico giro en 2022. Ahora la volatilidad ha ganado mucho protagonismo en los principales selectivos de Nueva York”, cerró Vlassich.

Leave a Reply