“Entendí que si comparto un contenido debo hacerlo interesante y que el humor siempre funciona”

“No soy un cuadro. Subrayá eso. No soy un cuadro. No soy militante, descreo de eso. No me interesa un cargo”.

Diana Mondino inicia la charla rubricando su desinterés por integrarse a una estructura partidaria. No desconoce que su nombre orbita sobre potenciales armados electorales, especialmente en el sector libertario que se referencia en Javier Milei. De hecho, fue una de las invitadas especiales del acto que este sábado se realizó en Córdoba, con el diputado de La Libertad Avanza como principal orador, y en el que se sugirió un incipiente esqueleto nacional mediante la presencia de referentes distritales en medio de la presentación del Plan Motosierra.

Sin embargo, Mondino ratifica su intención de seguir en la actividad privada. Desde allí, critica y propone acciones sobre una situación económica y social que la “preocupa muchísimo”. Cordobesa de nacimiento, con residencia compartida en el AMBA, su opinión es valorada en diversos sectores de poder, no solo en su ciudad de origen.

Profesora y economista, es la presidenta del Banco Roela que fundó su padre Víctor, fallecido en marzo pasado, e integra los directorios de la cementera Loma Negra y Bodegas Valentín Bianchi. También del Banco de Alimentos. Desde mayo último es vicepresidenta de la Bolsa de Comercio de Córdoba, red empresarial de creciente relevancia e influencia sobre el poder político local. También ha cumplido importantes roles en Pampa Energía y Edenor.

Recientemente incrementó su reputación en las arenas digitales. Suma más de 90 mil seguidores en Twitter, su red social predilecta. Allí comparte memes y ácidos comentarios, con el gobierno nacional como principal objetivo. Muchos de sus tuits tornan virales en minutos.

“Se puso a estudiar cómo funciona Twitter: cómo se redacta, el uso de etiquetas, palabras clave, hasta los horarios de tráfico. Estudió el algoritmo”, destaca Francisco Pendás, su hijo mayor. “Entendí que si comparto un contenido debo hacerlo interesante y que el humor siempre funciona”, añade la economista.

Motores

A quienes se involucran en el incipiente espacio libertario en Córdoba les entusiasma la posibilidad de sumar a la empresaria. Aunque la sienten cercana (su hijo Francisco es uno de los armadores), sueñan con incluirla en alguna lista como algo más que “asesora”, pero Mondino no solo rechaza cualquier inserción partidaria. Tampoco adhiere a ciertas ideas minarquistas pregonadas por Milei. Cree que el Estado debe mantener el monopolio de las funciones básicas de defensa, justicia y seguridad. Valora positivamente que la responsabilidad estatal sea mayor en áreas como salud, educación e infraestructura.

Sí adscribe al reclamo de un cambio profundo en el modelo de gestión del país. “Argentina debe dejar atrás este prolongado período de declinación, con el crecimiento de la pobreza como muestra. Lo más preocupante es la falta de consenso sobre las causas del problema. Eso impide encontrar un remedio”, afirma.

Consultada sobre los primeros pasos hacia tal cambio señala un camino ya conocido. “Es innegable el exceso del gasto público. Muchas veces, para aplastar a los privados. El Estado se mete en actividades que no son prioritarias. Hay una línea aérea estatal que solo dificulta a los privados. También una petrolera estatal. ¡Hasta en el agro! ¡Hay más de 40 empresas públicas!”.

La economista identifica cinco motores de la economía, a los que define como “apagados u obstaculizados”: agro, energía, industria del conocimiento, minería y turismo. “No hay posibilidad de inversión. Entonces no hay crecimiento. Tenemos impuestos elevados y hay mucha distorsión de precios. Es difícil exportar con tantas trabas, algunas absurdas. Todo este sistema dificulta la inserción laboral. La formalidad no conviene a las empresas, tampoco a muchos trabajadores. Es muy complejo. Hay que aplicar desregulaciones de todo tipo”, amplía.

Riesgos

“Máster en Economía y Dirección de Empresas, por el IESE de la Universidad de Navarra. Especialidad: Finanzas. Consultora económico-financiera”. Así la presentan en la página web de la Universidad del CEMA, donde inició su carrera docente a fines de los 80. Junto a su marido, Eugenio Pendás, armaron el primer MBA (Master en Administración de Empresas) del país. Hoy integra los equipos que dictan esa maestría y la de Finanzas.

En las camadas iniciales se destacó Viviana Zocco, con quien formaría Risk Analysis, una de las primeras calificadoras de riesgo de Argentina. Años después sería adquirida por Standard & Poor´s, la calificadora que desde 2001 quedaría en la memoria por desaprobar, en reiteradas ocasiones, la capacidad crediticia de una nación que se encaminaba a su implosión.

También podés leer Córdoba, el laboratorio en marcha del país que imagina el Círculo Rojo

“Standard & Poor´s califica miles de títulos. Es gente muy preparada. En 2001 yo no pertenecía al comité que analizaba el caso argentino. Tampoco hubiese podido hacer mucho”, evoca. No obstante, 21 años después, cree que la clase dirigente no aprendió aquella lección.

“Las restricciones puestas por el FMI son light, no pueden ser obstáculo para el crecimiento. Además, supongamos que aparezcan dólares y cancelemos: la deuda total del Estado son 370 mil millones de dólares. No había necesidad de apurarse con la refinanciación, el primer vencimiento era recién este año. Otros países refinancian. El tema es que Argentina no paga capital ni interés”, analiza.

Con similar énfasis, Mondino, panelista y fuente frecuente de canales con línea opositora al Gobierno, pide dejar de repetir eslóganes “que no son ciertos”. “Siguen creyendo que la energía puede ser barata o que en el agro son todos terratenientes”, ejemplifica.

Por ello, invita a revisar las vías de financiamiento de algunas actividades y organizaciones. Entre ellas, los partidos políticos y la impresión de las boletas para las elecciones. “El Gobierno sigue financiando a los partidos políticos, eso es un despropósito. ¡Que los financien quienes creen en las ideologías que representan!”, sentencia.

Mondino también integra la cúpula del Foro Argentino de Mujeres Ejecutivas, pero no comparte la perspectiva de género ni el concepto de patriarcado. “Respeto todas las opiniones, no me opongo. Otra cosa es que haya preorrogativas. Debe haber igualdad de oportunidades. Si hay un cupo para una persona con determinadas características, puede ser una ventaja. SI hay ventaja para un género, no somos iguales. El principal requisito debe ser la idoneidad”, argumenta.

Leave a Reply