En segundo lugar, quedó el candidato populista, Rodolfo Hernández, con el 28,17%, seguido por el aspirante de derecha, Federico "Fico" Gutiérrez, con el 23,89. También expresó que espera que los colombianos lo acompañen en las decisiones que tendría que tomar como presidente, en caso de lograr la victoria. El desfase de un millón de votos entre el cómputo preliminar y el escrutinio sembraron dudas sobre la transparencia del proceso. La pobreza alcanza al 39% de la población, el desempleo urbano al 17,2% y la informalidad al 43,5%. Los ataques, dirigidos contra las fuerzas de seguridad, se produjeron en Cartagena del Chairá, en el departamento Caquetá, y en El Retorno y La Catalina, en el departamento Guaviare, detalló el funcionario.

De la mano de un senador y ex guerrillero, la izquierda en Colombia se encamina a ganar este domingo la primera vuelta de la elección presidencial, impulsada por el desgaste de la derecha en el poder y el malestar social que desencadenó en protestas masivas. Gustavo Petro encabezaba el conteo oficial con el 40,3 por ciento de los votos, con más del 85% de los votos.

En segundo lugar, quedó el candidato populista, Rodolfo Hernández, con el 28,17%, seguido por el aspirante de derecha, Federico “Fico” Gutiérrez, con el 23,89.

En este escenario, habría un balotaje el 19 de junio.

El candidato Gustavo Petro, de 62 años, no tuvo suficiente margen para evitar el balotaje del 19 de junio.

Petro convocó por la noche a los colombianos a “no dar un salto al suicidio” en el balotaje que lo enfrentará con el postulante de derecha Rodolfo Hernández, y llamó a la militancia a buscar “un millón de votos más” para alcanzar la victoria.

“Ahora tenemos que construir y entender qué es lo que la sociedad colombiana quiere de su país”, agregó.

EL vencedor de la jornada consideró que “el proyecto político del presidente Duque y sus aliados ha sido derrotado en Colombia” y dejó un mensaje desafiante: “Le hablo a ese empresariado temeroso, con el que dialogué muchas veces, prácticamente con todos sus gremios, con gente poderosa y no tanto, con pequeños y medianos, a los cuales les decían una serie de sandeces para que no votaran por nosotros”.

“Ha llegado el momento de escoger: les propongo justicia social y estabilidad económica. Y estabilidad económica significa justicia social. No puede crecer una empresa si la sociedad se empobrece. No pueden crecer las ganancias en realidad de manera sostenible si la mayoría de la población ve aumentar el hambre”, concluyó.

Rodolfo Hernández (77) un outsider millonario, dio la sorpresa que estimaban los sondeos y desplazó a Federico Gutiérrez, quien tras haber quedado afuera de la disputa manifestó que para no “poner en riesgo el futuro de Colombia” apoyará a Hernández en el balotaje.

Federico Gutiérrez, Gustavo Petro, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo. Foto Reuters

“Ahora empieza el segundo tiempo, hoy perdió la corrupción”, dijo Hernández, quien también afirmó que “ya estamos en el segundo tiempo; hoy perdió la corrupción”.

En un mensaje leído por los medios locales una vez que el preconteo que elabora la Registraduría Nacional, confirmó su pase a la segunda vuelta y destacó su intención de “unir a Colombia”.

“Hoy ganó el país que no quiere seguir un día más con los mismos y las mismas que nos ha llevado a la situación dolorosa en la que hoy estamos. Hoy ganó la una voluntad ciudadana firme para acabar con la corrupción como sistema de gobierno. Hoy perdió el país de la politiquería y corrupción”, dijo.

Reconoció luego que los próximos días serán decisivos para el futuro del país. “Soy consciente de la necesidad de unir al país en un cambio. Y soy consciente de las dificultades que habrá cuando sea presidente”, añadió el candidato.

“No soy ingenuo respecto a las resistencias que habrá frente al gobierno decidido a acabar con la politiquería y corrupción”, denunció. También expresó que espera que los colombianos lo acompañen en las decisiones que tendría que tomar como presidente, en caso de lograr la victoria. “Será este pueblo quien construirá la victoria en segunda vuelta”, aseguró.

La izquierda

La izquierda alcanzó su mejor resultado electoral en este país gobernado históricamente por élites, con la mayor producción de cocaína del mundo y una violencia rural en aumento, pese al acuerdo de paz de 2016 que desarmó a la guerrilla de las FARC.Sin embargo una vez más la abstención, que ronda el 50% en este país de 50 millones de habitantes, sobrevuela los comicios.

Bajo la vigilancia de unos 300.000 soldados y policías, los colombianos votaron mayoritariamente en paz, en línea con las jornadas electorales de los últimos años.

Petro, que depuso las armas en 1990 tras la desmovilización del M-19, el grupo rebelde nacionalista en el que militó por 12 años, llegó a esta elección abanderando el cambio y la ruptura.

“Estamos representando la voluntad del cambio (…) confío que esa voluntad de cambio sea mayoritaria”, expresó el candidato tras votar en un barrio popular de Bogotá.

El recuento de votos en Colombia. Foto AP

Según el analista Daniel García-Peña, “en estos últimos cuatro años se ha profundizado la desigualdad y los niveles de pobreza, la inconformidad y el descontento, y quien ha sabido leer e interpretar y conectarse con el electorado es Petro”.

Tal fue la sensación que se percibió entre muchos votantes. “Las personas que han dirigido el país lo tienen despedazado, entonces hay que cambiar”, dijo a la AFP Luis Hernán Álvarez, guardia de seguridad que votó por Petro en Bogotá.

Sobre el final de esta campaña, Gutiérrez se alineó con el anhelo de reformas: “Colombia (…) sí necesita un cambio, pero ese cambio tiene que ser seguro”.

Así, la elección se define entre el cambio radical que plantea Petro, el moderado que propone Gutiérrez o la alternativa incierta de Hernández, quien engloba su programa en el combate frontal a la corrupción.

Nadie con Duque

Ninguno de los favoritos defiende la gestión del conservador Iván Duque, muy impopular por el manejo económico de la pandemia y quien enfrentó masivas protestas en 2019 y 2021 encabezadas por jóvenes que fueron duramente reprimidos por la fuerza pública.

El Pacto Histórico, la coalición que encabezan Petro y Francia Márquez, la ambientalista que quiere ser la primera vicepresidencia afro, viene de obtener el mejor resultado para la izquierda en las legislativas, aunque sin asegurar mayorías.

La Registraduría quedó en entredicho por las inconsistencias en el conteo preliminar de esos comicios, que le restaron votos al movimiento de Petro y a otras agrupaciones políticas. El desfase de un millón de votos entre el cómputo preliminar y el escrutinio sembraron dudas sobre la transparencia del proceso.

Ante al ausencia de una auditoría externa del software empleado para la suma de los sufragios, la campaña de Petro anunció su propia veeduría, y expresó preocupación por la compra de votos. Este domingo el Ministerio del Interior dijo haber recibido 584 denuncias sobre “delitos electorales”.

Durante la tensa y polarizada campaña, tanto Petro como Gutiérrez denunciaron amenazas. Su protección fue reforzada, principalmente la del izquierdista, quien tuvo que blindarse con chaleco antibalas y escudos a su alrededor para subir a las tarimas ante el temor de un magnicidio como los del siglo XX, cuando fueron asesinados cinco presidenciables.

Pese a que la Constitución impide la participación de la fuerza pública en política, la cúpula militar también intervino en esta tensa y polarizada contienda para criticar a Petro.

El nerviosismo se extendió a empresarios, ganaderos y sectores conservadores que temen que el izquierdista lleve al país al abismo con su ambicioso plan para suspender la exploración de petróleo, que responde por la tercera parte de las exportaciones (13.500 millones de dólares en 2021).

El senador propone además reformar el sistema público-privado de pensiones y la policía, implicada en violaciones de derechos humanos durante la represión de las protestas.

Elecciones en Colombia. Foto EFE/Natalia Pedraza.

Cualquiera sea el vencedor tendrá que lidiar con un país todavía convaleciente por los estragos de la pandemia.

La pobreza alcanza al 39% de la población, el desempleo urbano al 17,2% y la informalidad al 43,5%. La corrupción y la situación económica son las principales preocupaciones de los colombianos, según la firma Invamer.

Remanentes de la FARC asesinaron a un fiscal

Un fiscal partidario fue asesinado poco después del cierre de los centros de votación para las elecciones presidenciales en Colombia, en un incidente en el que además fue herido un militar y que las autoridades atribuyeron a los grupos remanentes de las disueltas FARC.

“Culminada jornada electoral en el barrio Nueva Colombia de Vista Hermosa, Meta (departamento en el centro del país), cobardes disidencias de las FARC asesinan a jurado de votación y provocan heridas a oficial de nuestro Ejército mientras transportaban material electoral”, informó el ministro de Defensa, Diego Molano, en Twitter.

Los comicios se desarrollaron en general con tranquilidad, excepto por tres atentados explosivos que solo causaron lesiones a un soldado y dos detenciones por infracciones a las normas electorales, había reportado Molano más temprano.

Los ataques, dirigidos contra las fuerzas de seguridad, se produjeron en Cartagena del Chairá, en el departamento Caquetá, y en El Retorno y La Catalina, en el departamento Guaviare, detalló el funcionario.

En uno de los incidentes en Guaviare quedó lesionado un soldado, agregó Molano en conferencia de prensa. “Hacemos un llamado a todos los colombianos a que salgan a votar el resto de la tarde, están dadas las condiciones de seguridad y tranquilidad por parte de nuestra fuerza pública”, subrayó en ese momento.

Fuente: AFP, AP y EFE

PB

Leave a Reply