En el tercer día de su alegato del caso Vialidad, el fiscal Diego Luciani, buscó involucra a Máximo Kirchner en la investigación por corrupción en la obra pública de Santa Cruz, mostrando un mensaje a su celular, que el diputado no contestó.

En el tercer día de su alegato del caso Vialidad, el fiscal Diego Luciani, buscó involucra a Máximo Kirchner en la investigación por corrupción en la obra pública de Santa Cruz, mostrando un mensaje a su celular, que el diputado no contestó.

“Está comprobada la participación de Máximo Kirchner”, sorprendió Luciani cuando cerraba la primer semana de su alegato en el juicio a la vicepresidenta. Hasta ese momento Máximo Kirchner nunca había sido aludido en la causa, ni se lo pidió que se presente como acusado o testigo.

Duro alegato del fiscal Luciani en el juicio contra Cristina: “se montó una estructura de corrupción sistemática”

Luciani mostró un mensaje del exsecretario de Obras Públicas, José López, al teléfono de Máximo, que no fue contestado. El fiscal argumentó que el diputado “no tenía ningún cargo”, pero sin embargo era informado sobre las obras públicas que iban a realizarse en Santa Cruz.

Según los mensajes que exhibió Luciani, el ex secretario de Obras Públicas intentaba comunicarse sin éxito con Máximo y ante la falta de respuestas le pedía a un tercero (Matías Benzi) que lo contactara para consultarlo sobre dónde realizar una obra de asfaltado de calles en Río Gallegos, que fue adjudicada a Lázaro Báez.

En el entorno de Máximo llamó la atención que el fiscal intentara “meterlo por la ventana” en la causa con un elemento tan débil como chats no contestados y lo hiciera en la etapa de alegato que se supone es para ofrecer un relato sobre la investigación realizada y no para incorporar nuevos acusados.

“¿Pudiste hablar con Maxi para definir la ubicación de las 100 cuadras?”, dice el mensaje que López le envió a Bezi, dirigente de La Cámpora y ex funcionario de YPF.

La respuesta fue: “Sí, algo definimos” y contó que se iba a reunir con Roberto. La fiscalía indicó que se refería a Roberto Gómez, una persona que trabajaba para Austral Construcciones y fue el responsable de diseñar la obra de 100 cuadras de pavimento.

En el entorno de Máximo llamó la atención que el fiscal intentara “meterlo por la ventana” en la causa con un elemento tan débil como chats no contestados y en la etapa de alegatos que se supone es para ofrecer un relato sobre la investigación realizada y no para incorporar nuevos acusados.

De hecho, las fuentes señalaron que Máximo no forma parte de la causa, no presentó abogados ni nunca fue notificado de la existencia de prueba en su contra, como para que ejerza su derecho de defensa.

“El secretario de obras públicas del municipio de Río Gallegos, según se vio en los mensajes de texto, le da explicaciones a Matías Bezi sobre las demoras de la licitación. Bezi persona de confianza de Máximo Kirchner”, relató Luciani.

Duro alegato del fiscal Luciani en el juicio contra Cristina: “se montó una estructura de corrupción sistemática”

Para el fiscal, este intercambio de mensajes, en el que un funcionario nacional como José López solicitaba que Máximo decidiera adónde se iban a realizar las cuadras de pavimento muestra “que las licitaciones se arreglaban con anterioridad y no queda ninguna duda de que era así, porque no había ninguna licitación y la gente de Austral Construcciones ya sabía de la obra”.

“En ese momento, Máximo Kirchner no había ejercido cargos públicos, pero estaba al frente de la administración de distintos negocios de su madre”, destacó el fiscal.

Fueron 25 millones de dólares por hacer 100 cuadras. Algo así como 250.000 dólares por cuadra. Se trató de una simulación de licitación pública para que termine en manos de Lázaro Báez.

La obra donde se involucra al diputado consiste en un plan de 100 cuadras de pavimento en Río Gallegos, financiada con fondos nacionales que demandaron un desembolso de 87 millones de pesos. Según Luciani, la obra contó con un avance del 27% y al igual que otras de Lázaro Báez, fue abandonada. “Nunca le importaron las obras pero sí direccionar fondos a favor de Báez”, dijo el fiscal.

“Fueron 25 millones de dólares por hacer 100 cuadras”, contó Luciani. “Algo así como 250.000 dólares por cuadra”, detalló.

“Se trató de una simulación de licitación pública para que termine en manos de Lázaro Báez”, agregó el fiscal.

A lo largo de esta semana, los fiscales Luciani y Sergio Mola presentaron su caso contra Lázaro Báez y Cristina Kirchner. El alegato de los fiscales seguirá el lunes próximo. Esta semana fueron las tres primeras jornadas. Restan otras seis, que terminarán con los pedidos de pena.

Leave a Reply

Copyright Politica Brutal © All rights reserved. | ChromeNews by AF themes.