El lapsus de Alberto Fernández, que confundió el nombre de la revista La Garganta Poderosa y en su lugar le dijo “Garganta Profunda”, dio pie a que Leonardo D'Espósito, un prestigioso crítico de cine, comentara el “interés histórico” del filme homónimo. 0) Sale hilo sobre Garganta Profunda y el porno de los setenta, con recomendaciones además para conocer el paño. Es una comedia sobre una joven (la actriz Linda Lovelace) que no consigue llegar al orgasmo, hasta que descubre que tiene el clítoris en la garganta. Garganta Profunda (1972) “es de los filmes porno que uno debería ver por un interés histórico". “O sea, el conservador Richard Millhouse Nixon fracasó con Garganta profunda y se fue por culpa de Garganta Profunda”, comenta D'Espósito en su hilo.

El lapsus de Alberto Fernández, que confundió el nombre de la revista La Garganta Poderosa y en su lugar le dijo “Garganta Profunda”, dio pie a que Leonardo D’Espósito, un prestigioso crítico de cine, comentara el “interés histórico” del filme homónimo.

Se trata de una película porno que fue dirigida por Gerardo Damiano y estrenada en 1972 en Estados Unidos. ¿Su argumento? “Es una comedia sobre una joven (la actriz Linda Lovelace) que no consigue llegar al orgasmo, hasta que descubre que tiene el clítoris en la garganta”, explicó D’Espósito.

Según el crítico, a pesar de no ser demasiado buena, Garganta Profunda “es de los filmes porno que uno debería ver por un interés histórico”, ya que fue la primera con escenas de sexo explícito que se estrenó en salas comunes y generó una enorme controversia en Estados Unidos.

0) Sale hilo sobre Garganta Profunda y el porno de los setenta, con recomendaciones además para conocer el paño. Pero antes, un agradecimiento. — Leonardo D’Espósito (@despoleo) June 21, 2022

La película se hizo muy popular y encontró la resistencia del gobierno conservador de Richard Nixon, que ordenó la prohibición, el secuestro de copias y el encarcelamiento de su director.

Es una comedia sobre una joven (la actriz Linda Lovelace) que no consigue llegar al orgasmo, hasta que descubre que tiene el clítoris en la garganta.

Damiano, sin embargo, se amparó en la Quinta Enmienda y salió libre, pero la discusión siguió en el Congreso que estableció una comisión bicameral- con sociólogos, científicos y religiosos- para discutir sobre los efectos de la pornografía. El resultado fue un informe sobre el porno que lo declaró inocuo (no hace daño) y, por tanto, lo legalizó.

Garganta Profunda (1972) “es de los filmes porno que uno debería ver por un interés histórico”.

La resolución fue un revés mayúsculo para Nixon, que se enfrentaba a una tormenta perfecta con el shock del petróleo, las protestas por la Guerra de Vietnam y el Golpe de Estado en Chile, que había sido orquestado desde Washington.

Paralelamente, se destapó el escándalo de Watergate: el diario Washington Post publicó una investigación sobre el espionaje del Gobierno al Partido Demócrata, cuyo informante secreto tomó el seudónimo Garganta Profunda para revelar sus datos.

El reportaje se transformó en un escándalo tan grande que en 1974 provocó la renuncia de Nixon. “O sea, el conservador Richard Millhouse Nixon fracasó con Garganta profunda y se fue por culpa de Garganta Profunda”, comenta D’Espósito en su hilo.

“Prohibidísima en la Argentina, los militares y amigos solían verla en casinos de oficiales junto con otras joyas como Emanuelle, mientras nos lo impedían a nosotros. Se estrenó oficialmente en 1984 en los cines. No pasó gran cosa: el porno siempre fue marginal”, agregó.

Leave a Reply