El escándalo que se vivió en Florencio Varela en la noche del domingo entre Sebastián Beccacece y Marcelo Gallardo, que incluyó empujones, gritos y golpes de puño, no fue casual. Hay que remontarse a los tiempos en los que Beccacece acompañó a Jorge Sampaoli en la conducción de la Selección. Fuimos el único equipo argentino que dio tres jugadores en el tramo final de un campeonato que River estaba peleando. “River está por encima de todo: primero River, segundo River y tercero River. Nací para esto, para los grandes desafíos”, afirmó –entre otras frases- Gallardo en su presentación en el salón Auditorio del Monumental.

El escándalo que se vivió en Florencio Varela en la noche del domingo entre Sebastián Beccacece y Marcelo Gallardo, que incluyó empujones, gritos y golpes de puño, no fue casual. Se trató, al fin y el cabo, de la explosión de una relación tirante, que ya tuvo varios episodios que alimentaron las llamas de un fuego que se encendió hace cinco años.

La mecha se prendió a mediados de 2017. Hay que remontarse a los tiempos en los que Beccacece acompañó a Jorge Sampaoli en la conducción de la Selección. No bien asumieron, tuvieron la primera gira (por Australia y Singapur), que coincidió con la definición del torneo local argentino de la temporada 2016/17. Y luego de ver la lista de convocados, Gallardo consideró que hubo mala intención.

River peleaba el campeonato con Boca. Y Sampaoli –con Beccacece como aliado, claro- citó a tres futbolistas importantes del equipo de Gallardo: Jonatan Maidana, Ignacio Fernández y Lucas Alario. ¿Y del conjunto Xeneize? A ninguno. Ahí explotó Gallardo. Luego, su equipo perdió con San Lorenzo y con Racing y las chances del campeonato –que quedó en manos de Boca- se esfumaron.

“¿Qué te pasa? ¿Quién sos?”.

🗣️ Sebastián Beccacece a Marcelo Gallardo.

pic.twitter.com/Yzc05ZdSwJ — DataRef (@DataRef_) June 6, 2022

Gallardo no se calló nada. Y le apuntó al cuerpo técnico de la Selección en aquel momento. “Tuvimos algunos episodios en ese último tramo como el hecho de que nos sacaran tres futbolistas de importancia para un viaje larguísimo y desgastante. Fuimos el único equipo argentino que dio tres jugadores en el tramo final de un campeonato que River estaba peleando. Eso no pasa en ningún lugar del mundo. Nos pasó a nosotros, pero no lo pusimos como excusa, simplemente lo aceptamos y seguimos”, disparó el Muñeco en una entrevista con Clarín en Orlando, un par de meses después de aquella situación. Y siguió: “Como entrenador puedo entender algunas cosas de Sampaoli pero otras no las entendí”.

Esas declaraciones no fueron bien tomadas por Sampaoli y Beccacece. De hecho, lo hicieron saber en off a través de su equipo de prensa. Y la relación entre ellos y Gallardo empezó a ser tirante. Al Muñeco, cuentan quienes más lo conocen, tampoco les gustaba las formas y las maneras que tenían de conducir y de manejarse con los futbolistas.

Pasó el tiempo y tras el desastre de la Selección en el Mundial de Rusia, Beccacece siguió con su carrera como técnico, alejado de Sampaoli. Y el año pasado volvieron los cruces con Gallardo. Primero, por la situación de Enzo Fernández.

Beccacece, antes de que se le soltara la cadena. Foto: Maxi Failla.

El director técnico de Defensa se enojó cuando el entrenador de River llamó a Enzo Fernández para repescarlo antes de que finalizara su préstamo en Varela después de llevarle en ese mismo mercado a Braian Romero y en el anterior a David Martínez.

Meses más tarde, Beccacece remarcó que “es difícil competir con River porque tiene un seleccionado sudamericano y es normal que marque la diferencia”. Del otro lado, Gallardo no tomó bien esa frase y en una conferencia de prensa devolvió: “Somos un equipo formador. No vamos a buscar jugadores seleccionados y no somos una selección. Somos un equipo que intenta potenciar futbolistas”.

Cuando se enfrentaron en diciembre del año pasado en el Monumental -victoria de Defensa y Justicia 3 a 2 a un River que ya había sido campeón- y en abril de este año en Florencio Varela -triunfo del conjunto de Núñez por 2 a 1- había habido miradas desafiantes entre ambos mientras daban indicaciones desde sus lugares. Una de las cosas que más le molestaba a Gallardo eran los gestos ampulosos de Beccacece.

Gallardo no se olvida de una vieja pelea con Beccacece y Sampaoli. Foto: Maxi Failla.

Aunque también es cierto que el Muñeco está mucho más sensible tal vez a ciertas situaciones, algo que quedó expuesto en varias ocasiones en el último tiempo, como por ejemplo en el partido con Atlético Tucumán en el que le dio una palmada en la espalda a uno de sus futbolistas (Andrés Herrera) al ver que las cosas no le salían a su equipo o en algunas contestaciones a los periodistas en las conferencias de prensa.

Hasta su padre salió a bancarlo en las redes sociales. En un posteo en su cuenta de Instagram, Máximo Gallardo puso: “¿Quién sos le preguntó este muchacho?”, en una historia acompañada de una foto del Muñeco con los trofeos de los 14 títulos que lleva ganados en River.

De todos modos, el domingo, luego de la actitud antideportiva de Beccacece, de ponérsele delante a un rival (Herrera) para que no sacara un lateral porque quería hacer un cambio, intentó bajar los decibeles. “Simplemente no me gustó la actitud que tuvo para meterse dentro del campo y tratar de que no pudiéramos jugar un lateral. Y lo único que hice fue hacérselo saber”, manifestó Gallardo.

Después, Beccacece lo fue a buscar a la salida de la conferencia de prensa. Y la bomba terminó de explotar, con empujones, gritos y algún golpe de puño, según le contaron algunos testigos del hecho a Clarín.

Los ocho años de Gallardo en River

Este 6 de junio se cumplieron ocho años del regreso de Marcelo Gallardo a River, pero para estar del otro lado de la línea de cal e iniciar un ciclo como entrenador que transformó la historia del club, que ya es leyenda y que pronto será estatua.

Ese día, pero de 2014, el Muñeco asumió como técnico de River y luego de ocho temporadas, pasaron 394 partidos, con 212 victorias, 105 empates, 77 derrotas, 704 goles a favor y 342 goles en contra. Pero lo más sustancial es que cosechó 14 títulos: dos Copa Libertadores, una Copa Sudamericana, tres Recopa, una Suruga Bank, una Liga, tres Copa Argentina, dos Supercopa y un Trofeo de Campeones. Así, se convirtió en el entrenador más ganador de la historia del club.

“River está por encima de todo: primero River, segundo River y tercero River. Y River va a recuperar su historia. Nací para esto, para los grandes desafíos”, afirmó –entre otras frases- Gallardo en su presentación en el salón Auditorio del Monumental. Fue premonitorio.

Leave a Reply

Copyright Politica Brutal © All rights reserved. | ChromeNews by AF themes.