De los dos caminos, plagados de dificultades, el senador se decantó por competir por la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta. Lo contó este jueves por la noche en el canal LN+. Todo antes de que el propio senador anunciara que buscará mudarse al principal despacho de Parque Patricios. La relación entre el gobernador jujeño y el porteño nunca fue de armonía. En aquel entonces, el actual legislador apostó todas sus fichas a Gustavo Posse, mientras que el titular de la UCR jugó con Maximiliano Abad.

En las últimas horas, Martín Lousteau barajaba con paciencia sus próximos pasos de cara a 2023, con pocas opciones a la vista, tenía apenas dos: darle volumen a una candidatura nacional, con posibilidad de arribar a la Casa Rosada, un sueño largamente masticado; o apostar, una vez más, como en 2015, a gestionar la Ciudad de Buenos Aires. De los dos caminos, plagados de dificultades, el senador se decantó por competir por la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta. Lo contó este jueves por la noche en el canal LN+. “Voy a ser candidato”, anunció.

También podés leer Macri, Vidal y Quirós, la terna PRO para la sucesión de Larreta

Hasta ese momento, a 15 meses de las definiciones, el dirigente radical amagaba con jugar a dos bandas, con la mira puesta en el territorio porteño y sin descuidar la construcción a nivel federal. De hecho, lanzará este sábado a nivel nacional su sello radical, Evolución. Con la presencia de legisladores, intendentes y autoridades comunales, el encuentro tiene como objetivo debatir el rol de la fuerza dentro de Juntos por el Cambio (JxC), bajo la presencia de más de 1500 personas, y como demostración del músculo para lo que viene.

Sobre todo, se verán las caras de dirigentes alineados con el economista que buscarán representar los intereses de JxC el próximo año en distritos de peso. Un menú de figuras propias para plantarse también en la propia interna radical: Rodrigo De Loredo (Córdoba), Martín Tetaz (provincia de Buenos Aires), Pablo Cervi (Neuquén), Maximiliano Pullaro, el anfitrión, y Flavio Flama (Catamarca). En la enumeración, en la previa del armado, ya descontaban a Lousteau como un jugador clave en el pago chico PRO, algo que le reclamaba la UCR porteña, como su única oferta de competitividad demostrada en las urnas. Todo antes de que el propio senador anunciara que buscará mudarse al principal despacho de Parque Patricios.

También podés leer El plan 2023 que Lousteau cocina paso a paso

El escenario nacional resultaba venenoso para el exfuncionario de Cristina Fernández de Kirchner: pelear por la postulación a la presidencia representando al partido centenario en una interna de la alianza opositora implicaba chocar de frente, otra vez, con Gerardo Morales, quien ya avisó que pretende competir en 2023. La relación entre el gobernador jujeño y el porteño nunca fue de armonía. Al contrario: entre ellos existe distancia, desconfianza y, en más de una ocasión, estallaron los cruces. Un ejemplo se dio en 2021, con motivo de la interna de la UCR bonaerense, cuando cada uno tomó partido por un candidato distinto.

En aquel entonces, el actual legislador apostó todas sus fichas a Gustavo Posse, mientras que el titular de la UCR jugó con Maximiliano Abad. La campaña estuvo teñida de cuestionamientos de un lado y del otro, con críticas fuertes. Luego, la conveniencia los unió para liderar el partido de boinas blancas, en un delicado equilibrio.

Replay

Lousteau venía insinuando que apostaría a suceder a Larreta. Su agenda indicaba que era su Plan A: por lo menos en una primera etapa de precampaña ya diagramaba, prevé realizar cuatro actividades semanales en barrios porteños para compartir tiempo con vecinos y comerciantes y “conocer los desafíos que enfrentan”, contaron desde su entorno.

También podés leer Lousteau arma en Santa Fe un encuentro nacional de su tribu Evolución

Otro dato que circulaba por los pasillos del radicalismo porteño, donde nunca manejaron un Plan B, es que el senador aspira a competir en una interna porteña “lo más limpia posible” contra el candidato del PRO. Esto significa que el postulante amarillo no cuente “con todos los recursos oficiales”, tal como sucedió en la contienda entre el propio Larreta y Gabriela Michetti en 2015, cuando Mauricio Macri jugó decididamente a favor de uno de los contrincantes y el resultado fue más significativo. Incluso en tren de augurios imaginan que el mejor escenario posible sería enfrentar a María Eugenia Vidal, bajo el argumento de que “es difícil” explicar la nueva mudanza de la exgobernador bonaerense a la Ciudad.

Si bien lejos está de ser su sucesión deseada, con una preferencia por el ministro Fernán Quirós como contó Letra P, la relación entre el referente de la UCR y el alcalde se encuentra en plena sintonía. Respetaron acuerdos, comparten ideas y coinciden en señalar que Javier Milei es “un límite” para la principal coalición opositora, a diferencia de lo que esgrimen los halcones que le abren la puerta al libertario, comenzando por Mauricio Macri. “Costó muchísimo construir todo esto: Horacio no le va a dar las llaves de la Ciudad a alguien de afuera”, grafican cerca de Larreta para descartar un sucesor outsider.

También podés leer El Plan V de Vidal, en veremos

En ese escenario, toman carrera María Eugenia Vidal, tras su cambio de domicilio y su buena performance en las legislativas 2021; Jorge Macri, aunque no descarta ir por la gobernación bonaerense, y el ya mencionado Quirós, con una imagen que continúa en alza, pese a que la pandemia de coronavirus parece haber terminado.

Leave a Reply