Ante la pregunta de cual es la primera palabra que se viene a la mente cuando se piensa en Milei, la palabra "loco" fue mayoría, tanto entre quienes el libertario tiene imagen positiva como entre los que tiene imagen negativa. La diferencia entre ambos grupos del mismo sector está en la edad: entre 18 y 35 años y de 36 en adelante. Uno de los resultados más llamativos arrojó que, ante la pregunta de cual es la primera palabra que se viene a la mente cuando piensa en Milei, tanto los que lo apoyan como los que no, coincidieron en la misma: "loco". La mayoría de los que creen que no está capacitado votaron a Alberto Fernández en 2019, y los que creen que si, a Mauricio Macri. InexperienciaOtro tema sensible alrededor del economista es que no cuenta con mucha experiencia política, lo que para algunos es algo que juega en contra, para otros es una virtud.

Javier Milei es una de las figuras políticas más llamativas que aparecieron en el último tiempo, tanto por sus ideas y discurso como por su verborragia y el veloz ascenso que viene teniendo en imagen positiva. Por todo esto, comenzó a ser analizado con mayor profundidad por los encuestadores para entender un poco más el fenómeno del libertario.

El trabajo fue realizado en conjunto por dos consultoras: Grupo de Opinión Pública (GOP), donde se destaca la participación de Raúl Timerman; y Trespuntozero, a cargo de Shila Vilker. Para el estudio se llevó a cabo un relevamiento de 1.900 casos, con un recorte sobre los encuestados de clase media, entre el 29 de abril y el 5 de mayo pasados.

Ante la pregunta de cual es la primera palabra que se viene a la mente cuando se piensa en Milei, la palabra “loco” fue mayoría, tanto entre quienes el libertario tiene imagen positiva como entre los que tiene imagen negativa.

Además, se hicieron focus group, para analizar cualitativamente al diputado y futuro candidato presidencial libertario. En este sentido, se dividieron en cuatro grupos, dos de votantes “blandos” del Frente de Todos y otros dos de la misma definición pero de Juntos por el Cambio. La diferencia entre ambos grupos del mismo sector está en la edad: entre 18 y 35 años y de 36 en adelante.

Uno de los resultados más llamativos arrojó que, ante la pregunta de cual es la primera palabra que se viene a la mente cuando piensa en Milei, tanto los que lo apoyan como los que no, coincidieron en la misma: “loco”. Según el estudio, el libertario es una garantía de cambio, y por lo tanto su “locura” implicaría que está dispuesto a enfrentarse a quien sea y a tomar cualquier riesgo para alcanzar su objetivo.

Capacidad de gobierno

Por otra parte, se consultó si Milei tiene capacidad de gobierno. En este punto, que es clave porque, si bien se muestra siempre muy seguro y dando cátedra teórica, es realmente una incógnita si podría aplicar sus ideas en caso de llegar al poder. La mayoría de los que creen que no está capacitado votaron a Alberto Fernández en 2019, y los que creen que si, a Mauricio Macri.

El 25,6% se mostró entre “muy” (13%) y “bastante” (12,6%) de acuerdo con que “Javier Milei tiene capacidad de gobernar”. Mientras tanto, el 56,8% se expresó entre “poco” (23,5%) y “nada” (33,3%) de acuerdo con esa frase. El 17,6% restante dijo que “no sabe”. En el recorte entre los encuestados de clase media, el balance fue 27,8% positivo y 62% negativo, con sólo 10,2% de “no sabe”.

Equipo

Otro interrogante hoy en día es el entorno del diputado de La Libertad Avanza, ya que no se conocen públicamente a muchas de esas personas. Por esto, otra de las consultas indicaba que tan de acuerdo se está con la frase “Javier Milei tiene un equipo que lo acompaña”.

La mayoría (46,9%) cree que hasta el momento se encuentra en soledad, o casi. El 27% manifestó que si tiene un equipo a su alrededor, y el 26,1% restante “no sabe”. Entre los encuestados de clase media, los resultados fueron un 29,9% positivos y 49,5% negativos, con 20,6% de “no sabe”.

Juntos por el Cambio

Una importante pregunta, sobre todo después del revuelo que generó el comunicado de Juntos por el Cambio sobre la imposibilidad de una alianza con Milei, consultaba si debía sumarse a la coalición opositora. Sin embargo, ese escenario parece lejano, y estos resultados van en la misma línea.

Los que le pidieron aliarse en una gran coalición opositora, apenas superaron los 20 puntos (10,8% “muy de acuerdo” y 10,4% “bastante de acuerdo”). Por su parte, los que rechazaron la propuesta alcanzaron el 50% (16,6% “poco de acuerdo” y 33,4%, “nada de acuerdo”). Entre los encuestados de clase media, crece un poco el pedido de que se alíe con un 27,7%.

A la hora de discriminar por los votos emitidos en 2019, la mayoría de los que se mostraron en contra de esa posibilidad fueron los propios votantes de Juntos por el Cambio (52,4% contra un 47,2% del Frente de Todos). Sin embargo, también son mayoría los opositores que creen que sí debería sumarse (37,9% contra 13,1% del Frente de Todos).

Ultraderecha

En cuanto al discurso extremista de Milei, que asusta a muchos y enamora a otros, se consultó si se trata de un político de ultraderecha. Se reflejó un resultado bastante repartido entre quienes lo apoyan como los que no y los votantes de JxC y del FdT.

El 36,4% está entre “muy” y “bastante” de acuerdo con que si lo es, mientras que el 27,3% se mostró entre “poco” y “nada” de acuerdo con la definición, y el 36,3% “no sabe”. Entre los encuestados de clase media, se imponen los que lo ven como un dirigente de ultraderecha (46,1%).

Inexperiencia

Otro tema sensible alrededor del economista es que no cuenta con mucha experiencia política, lo que para algunos es algo que juega en contra, para otros es una virtud. Cuando se preguntó si la inexperiencia de Milei es un problema a la hora de pensar en la presidencia, los resultados fueron bastante equiparados entre el si y el no.

Para el 41,1% la inexperiencia es un problema, mientras que para el 39,7% no lo es. Completa un 19,2% que “no sabe”. Entre los encuestados de clase media se impone la postura que no confía en la inexperiencia de Milei, con un 44,7%, contra un 42% .

Entre los votantes de Juntos por el Cambio y los del Frente de Todos, la diferencia en este punto es significativa: 48,5% de los opositores contra el 28,7% de los oficialistas creen que no sería ningún problema.

Temor a Milei

Otra pregunta relevante, teniendo en cuenta lo que genera en las personas de acuerdo a su posición ideológica, tiene que ver con el temor ante un posible gobierno de Milei. Los resultados se inclinaron por el “no” con un 56,8%, contra un 43,2% que sí teme que el libertario se siente en el sillón de Rivadavia.

Entre votantes de JxC y del FdT, se impuso la lógica: la mayoría de los opositores no le tienen miedo (65,2%), mientras que la mayoría oficialista si (62,5%).

Leave a Reply