Agregó que había buscado a su jefe después de una reunión en la Casa Blanca en la que participó el abogado de Trump, Rudy Giuliani. Le contaron que Engel tomó del brazo a Trump para evitar que tomara el control del vehículo blindado, y que el mandatario usó su otro brazo para lanzarle un golpe a Engel. “Quiero que todos los estadounidenses sepan que lo que la Sra. Mick Mulvaney, quien precedió a Meadows como jefe de gabinete de Trump, tuiteó que conoce a Hutchinson y que “no creo que esté mintiendo”. Sarah Matthews, ex asistente de prensa de Trump que también cooperó con el comité, calificó el testimonio de “condenador”.

Cassidy Hutchinson prestó testimonio ante el Comité del Congreso que investiga el asalto al Capitolio y reveló lo que sucedió en la casa Blanca mientras se producían las manifestaciones

Con acceso privilegiado al entonces presidente Donald Trump, Cassidy Hutchinson, asistente del jefe de gabinete del mandatario Mark Meadows, dio al comité parlamentario que investiga la toma del Capitolio el primer reporte detallado de lo que ocurría entonces en la Casa Blanca.

Ella testificó que Trump y algunos de sus principales lugartenientes estaban al tanto de que podrían generarse hechos de violencia antes de que se produjera el ataque al Capitolio, contradiciendo las afirmaciones de que el ataque fue espontáneo y no tuvo nada que ver con la administración. Entre sus declaraciones, se destacan especialmente las siguienmtes:

1) Trump sabía que podría haber violencia el 6 de enero y aún así no la detuvo

Hutchinson dijo que recordaba a su jefe Meadows decir cuatro días antes de la insurrección: “Las cosas podrían ponerse muy, muy mal el 6 de enero”.

Agregó que había buscado a su jefe después de una reunión en la Casa Blanca en la que participó el abogado de Trump, Rudy Giuliani.

Cuando se iban, Giuliani le preguntó si estaba “emocionada” por el 6 de enero. Cuando ella le preguntó por qué, Giuliani “respondió algo así como ‘Vamos a ir al Capitolio’”, recordó.

Y añadió: “‘Va a ser grandioso. El presidente estará allí. Se verá poderoso. (…) Habla con el jefe al respecto. Él lo sabe’”.

Hutchinson afirmó que luego le contó a Meadows lo que Giuliani había dicho.

“Él no levantó la vista de su teléfono y dijo algo como ‘Están pasando muchas cosas, Cass, pero no sé. Las cosas podrían empeorar mucho, mucho el 6 de enero’”, relató Hutchinson.

Cassidy Hutchinson y la secretaria de prensa Kayleigh McEnany observan cómo el presidente de los Estados Unidos, Trump, habla con los periodistas a bordo del Air Force One luego de un evento de campaña en el Aeropuerto Central de Wisconsin en Mosinee, Wisconsin, EE. UU., el 17 de septiembre de 2020. (REUTERS/Tom Brennero)

“Cuando escuché la opinión de Rudy el 6 de enero y luego la respuesta de Mark, ese fue el primer momento en el que recuerdo haberme sentido asustada y nerviosa por lo que podría pasar”, agregó.

Hutchinson le dijo al comité que esos días escuchó los nombres de los grupos de extrema derecha “Oath Keepers” y “Proud Boys” mencionados en la Casa Blanca.

Meadows y Trump también estaban al tanto de que los partidarios del presidente estaban armados cuando se reunieron en La Elipse , el área cercana a la Casa Blanca donde tuvo lugar el mitin de Trump antes de la asonada, dijo Hutchinson.

Cuando Meadows fue informado de que había estallado la violencia, “casi no tuvo reacción”, según Hutchinson.

Potencialmente problemático para Trump podría ser su insistencia de retirar los magnetómetros de detección de metales que pensó que ralentizaban a los partidarios que se habían reunido para un mitin cerca de la Casa Blanca.

Molesto porque algunos en la multitud podrían no verlo, Trump, según Hutchinson, dijo palabras en el sentido de: “No me importa que tengan armas. No están aquí para lastimarme. Quiten los malditos detectores. Dejen entrar a mi gente. Pueden marchar al Capitolio desde aquí”.

Cuando los eventos en el Capitolio se tornaron violentos, en donde la multitud pedía a gritos “Cuelguen a Mike Pence”, Hutchinson testificó que Trump se negó a intervenir.

Trump “no cree que estén haciendo algo indebido”, recordó Hutchinson que escuchó decir a su superior.

2) Los asesores de Trump sabían que el presidente podría estar expuesto a cargos criminales

Según el testimonio, la voluntad del presidente no siempre prevaleció y Hutchinson detalló los mejores esfuerzos de los asesores para controlar los peores impulsos de Trump. La mañana del 6 de enero, por ejemplo, el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, advirtió a Hutchinson que si Trump iba al Capitolio a intervenir en la certificación de las elecciones, “seremos acusados de todos los delitos imaginables si hacemos que suceda el movimiento”.

“Una audiencia en el Congreso no es un tribunal de justicia, pero si esto no es una evidencia poderosa de que no solo estaba al tanto de la posibilidad de violencia el día 6, sino que quería alentarla activamente, no estoy seguro de qué es“, dijo a AP Stephen Vladeck, profesor de derecho de la Universidad de Texas. “Cuando tienes testigos que están en estas conversaciones, que están en estas salas, que están participando activamente en las discusiones de alto nivel del 6 de enero, me parece que una de dos cosas tiene que ser cierta: o están mentir, o el presidente Trump y muchas personas cercanas a él están en grave peligro”, dijo Vladeck.

Meadows y Trump también estaban al tanto de que los partidarios del presidente estaban armados cuando se reunieron en La Elipse, el área cercana a la Casa Blanca donde tuvo lugar el mitin de Trump antes de la asonada, dijo Hutchinson. (REUTERS/Carlos Barria)

La investigación se está expandiendo mucho más allá de los propios alborotadores y la semana pasada los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley entregaron una ola de citaciones en todo el país a los funcionarios electorales estatales, aunque no está claro si el Departamento de Justicia cree que tiene un caso contra el ex presidente.

3) Trump se puso furioso cuando le dijeron que no podía ir al Capitolio

El recuento minuto a minuto de Hutchinson sobre lo que sucedía dentro y fuera de la Casa Blanca ofreció una clara descripción de un presidente tan poco dispuesto a reconocer su derrota electoral ante Joe Biden, que actuó guiado por la ira.

Hutchinson señaló que cuando el presidente Donald Trump se enteró de que su fiscal general había rechazado públicamente sus afirmaciones de fraude electoral, arrojó su almuerzo contra la pared con tal fuerza que el plato de porcelana se hizo añicos y la salsa de tomate se derramó. Hutchinson dice que agarró una servilleta para limpiarlo.

Y más tarde ese día, enojado por haber sido conducido de regreso a la Casa Blanca en lugar del Capitolio, Trump pronunció palabras en el sentido de: “Soy el maldito presidente. Llévame al Capitolio ahora” y agarró el volante del vehículo presidencial.

Los vehículos presidenciales que transportaban al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llegan a un mitin organizado en la elipse de la Casa Blanca para impugnar la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de 2020 por parte del Congreso de los Estados Unidos en Washington, Estados Unidos, el 6 de enero de 2021. REUTERS/Carlos Barria

4) Los colaboradores más cercados de Trump pidieron perdones presidenciales

Hutchinson testificó que tanto Giuliani como Meadows solicitaron indultos a Trump después de la insurrección. Esto sigue a las revelaciones del comité la semana pasada de que varios miembros republicanos del Congreso también solicitaron indultos. Según escribió la columnista del Washington Post Jennifer Rubin, “cualquier fiscal usaría esto como evidencia de culpabilidad”.

El abogado John Eastman y el abogado personal de Trump Rudy Giuliani durante el mitin antes del ataque al Capitolio (REUTERS/Jim Bourg)

La ex colaboradora dijo que un agente de seguridad de la Casa Blanca le contó del altercado en el vehículo inmediatamente después de que sucedió, y que Bobby Engel, jefe del equipo de seguridad, estaba en la sala y no negó la versión. Le contaron que Engel tomó del brazo a Trump para evitar que tomara el control del vehículo blindado, y que el mandatario usó su otro brazo para lanzarle un golpe a Engel.

Dicha versión fue disputada de inmediato. Engel, el agente que conducía la camioneta presidencial, y el agente de seguridad de Trump, Tony Ornato, están dispuestos a testificar bajo juramento que ningún agente fue agredido y que Trump nunca intentó tomar el volante, aseguró una persona al tanto del asunto.

5) Colaboradores de Trump que se niegan a testificar

Los miembros del panel elogiaron la valentía de Hutchinson por testificar y dijeron que otros testigos habían sido intimidados y no cooperaron.

“Quiero que todos los estadounidenses sepan que lo que la Sra. Hutchinson ha hecho hoy no es fácil”, dijo la representante de Wyoming Liz Cheney, una republicana que dirigió el interrogatorio.

Trump negó mucho de lo que dijo Hutchinson en su plataforma de redes sociales, Truth Social. Él la llamó “falsa total” y “malas noticias”.

Pero algunos de los antiguos colegas de Hutchinson también defendieron su versión. Mick Mulvaney, quien precedió a Meadows como jefe de gabinete de Trump, tuiteó que conoce a Hutchinson y que “no creo que esté mintiendo”. Sarah Matthews, ex asistente de prensa de Trump que también cooperó con el comité, calificó el testimonio de “condenador”.

La comparecencia de Hutchinson ante el comité puso de relieve la lista de asesores de Trump que se han negado a presentar su testimonio presencial, incluidos Meadows, Ornato, Cipollone y otros. De hecho, Liz Cheney, leyó declaraciones de testigos anónimos que dijeron que habían recibido advertencias de que fueran “leales” a Trump, algo que podría sugerir la posibilidad de manipulación de testigos.

Seguir leyendo:

Leave a Reply