Además, Rafecas​ ​dispuso una orden de presentación en la firma IEASA SA (la ex Enarsa) que es la que llevó adelante la licitación y controla Agustín Gerez, un joven de 34 años de La Cámpora. En la orden -un movimiento más leve que un allanamiento- ordenó que le entreguen la documentación de la licitación de los caños que llevarán el gas desde Vaca Muerta hasta Salliqueló, en la provincia de Buenos Aires. El presidente del Grupo Techint, Paolo Rocca, negó cualquier direccionamiento y hechos de corrupción alrededor de la contratación de su holding para la provisión de cañerías para el gasoducto. Pero que se puso en el pliego que los caños tuvieran 33 milímetros para que, presuntamente, se quedara con el contrato Techint. Pero el domingo, Laminados Industriales sacó un comunicado en el que aclaró que "no producía chapa con calidad apta para gasoductos".

En el marco de la investigación penal abierta por impulso del fiscal Carlos Stornelli, el juez Daniel Rafecas citó a declarar como testigo al ex ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, quien con sus declaraciones públicas puso bajo en duda el la licitación de los caños del gasoducto Néstor Kirchner, una obra que quedó en manos del grupo Techint. Kulfas deberá declarar este viernes a las 10. También fue convocado el ex funcionario del área Antonio Pronsato, para el lunes 13 a las 12.

Además, Rafecas dispuso una orden de presentación en la firma IEASA SA (la ex Enarsa) que es la que llevó adelante la licitación y controla Agustín Gerez, un joven de 34 años de La Cámpora. En la orden -un movimiento más leve que un allanamiento- ordenó que le entreguen la documentación de la licitación de los caños que llevarán el gas desde Vaca Muerta hasta Salliqueló, en la provincia de Buenos Aires.

Lejos de retractarse de los dichos que le valieron el despido por parte del presidente Alberto Fernández, Kulfas reafirmó su postura frente al proceso licitatorio para el gasoducto Néstor Kirchner, una obra en manos de la firma estatal Integración Energética Argentina S.A. (IEASA) responsable de la compulsa de precios para la realización de la obra. El organismo es presidido por Agustín Gerez, referente de La Cámpora.

“Si algo cabe reprocharse respecto al contenido al contenido nacional de los insumos del gasoducto, eso debe atribuirse pura y exclusivamente a las características de la licitación realizadas por la empresa IEASA, cuyos miembros, al igual que el equipo de la Secretaría de Energía, responden políticamente a la señora Vicepresidenta”, dijo en su extensa carta de renuncia el ex ministro.

Este lunes, el fiscal Stornelli entendió que había elementos suficientes para dar inicio a la investigación penal. No formuló ninguna imputación, pero no descartó que las mismas terminen siendo resultado de la pesquisa iniciada.

Fue en ese contexto que, bajo secreto de sumario, se ordenaron una serie de medidas, como fue el secuestro de toda la documentación vinculada a la licitación sobre la cual colocó un manto de sospecha el propio Kulfas.

Los documentos ya se encuentran bajo análisis; el magistrado dio intervención a la Unidad Delitos Económicos de Prefectura para analizar el pliego licitatorio que quedó en manos del grupo Tenaris para la provisión de las cañerías por cerca de 600 millones de dólares.

Como el caso inició tras los dichos del ex ministro de Desarrollo Productivo, el juez Rafecas decidió llamar a declaración testimonial a Matías Kulfas para este viernes a las 10, y al ex funcionario del área Antonio Pronsato -quien tenía a cargo el gasoducto-, para el lunes 13 a las 12.

Rafecas también dispuso para el martes próximo a las 10 una audiencia oral con expertos e idóneos a designar por las cuatro empresas que extraen gas en Vaca Muerta (Pluspetrol, YPF, Tecpetrol y Total Austral), “para que ilustren al Tribunal acerca de los requerimientos técnicos exigidos para la construcción del gasoducto en cuestión”, determinó en su resolución.

El Juez Daniel Rafecas a cargo del caso.

Dentro de las medidas ordenadas por el juzgado, se dispuso una nueva orden de presentación en la firma IEASA dirigida por el camporista Gerez, “para obtener documentación complementaria, a cumplirse en el día de hoy, relacionada con una segunda licitación (relativa a la compra de caños de tuberías) vinculada con la investigación”.

La causa se centra ahora en al análisis del proceso licitatorio y si el mismo se realizó sin ningún tipo de vicios. El presidente del Grupo Techint, Paolo Rocca, negó cualquier direccionamiento y hechos de corrupción alrededor de la contratación de su holding para la provisión de cañerías para el gasoducto.

La licitación del gasoducto Néstor Kirchner, realizada a partir del decreto 76/2022, se financiará en parte con el “aporte solidario a las grandes fortunas”. Como parte del proceso, ya se realizó la oferta pública para la provisión de cañerías, estudios de impacto ambiental y procesos para adquisición de bienes complementarios para la puesta en marcha del gasoducto.

Por el momento, sólo fue adjudicada la provisión de cañerías, que fue adjudicada al grupo Tenaris: se trata de los caños necesarios para cubrir 563 kilómetros de ductos de la obra. Se encuentra en etapa de análisis la adquisición de válvulas, electrodos, mantas termocontraíbles, tramos de medición, cromatógrafos y otros elementos vinculados tanto al gasoducto como a obras complementarias.

La denuncia penal sostiene: “Todas estas expresiones realizadas indicarían que las especificaciones técnicas contenidas en el pliego licitatorio para la adquisición de tubos para el transporte del gas estarían direccionadas a efectos de favorecer a una empresa en particular, Tenaris Siat SA parte del grupo empresario Techint”. Es lo que busca ahora desentrañar la justicia.

En el mensaje de Kulfas se decía que había otra empresa, Laminados Industriales SA, que podía hacer esos caños. Pero que se puso en el pliego que los caños tuvieran 33 milímetros para que, presuntamente, se quedara con el contrato Techint. Pero el domingo, Laminados Industriales sacó un comunicado en el que aclaró que “no producía chapa con calidad apta para gasoductos”.

Cristina expuso el tema en el acto del viernes último en YPF, donde reclamó al Presidente que pida a Techint que mude una planta que tiene en Brasil para la provisión de la chapa para fabricar los tubos licitados.

Las palabras de la vicepresidenta apuntan al reclamo de 200 millones de dólares que la empresa SIAT, única oferente de la licitación de tubos, para pagar la importación de acero a la empresa USIMINAS.

Por ahora, los tubos requeridos para el gasoducto de una especificación muy marcada, los fabricaría la empresa brasileña Usinas Siderúrgicas de Minas Gerais SA -USIMINAS, donde el grupo Techint tendría una participación del 50 por ciento.Su firma Tenaris tendría participación accionaria en USIMINAS a través de una subsidiaria brasilera llamada Confab Industrial SA, y Ternium.

Leave a Reply