A punto de aterrizar el vuelo, el Presidente apareció y con la excusa de que se iba a poner el traje y la corbata saludó a cada uno de los periodistas. "Se terminó Kulfas... el tema Kulfas está terminado", repetía como un mantra en el avión uno de los miembros de la comitiva. A esa hora, y desde el avión, el Gobierno ordenaba el envío del polémico proyecto de la renta inesperada al Congreso para someterlo a debate. El mismo, entró por Diputados donde ya hubo conversaciones en el oficialismo sobre lo difícil que será aprobarlo por la férrea oposición en Juntos por el Cambio y eventuales aliados en ello como los libertarios. igual, señala que el problema no son los cambios de nombre sino en la necesidad de una renovación completa del Gabinete y la gestión, que el Presidente resiste.

El charter de Aerolíneas Argentinas que trasladó a Alberto Fernández y a la delegación presidencial aterrizó en la ciudad de Los Ángeles pasadas las 7.37 de la mañana de este miércoles. Son cuatro horas menos que en Argentina.

Este mismo miércoles a la tarde, Fernández será recibido junto otros jefes de Estado por Joe Biden, en la apertura de la IX Cumbre de las Américas.

El despegue del vuelo 1090, en ruta directa a Los Ángeles por el Pacifico a las 23,34 de Buenos Aires, lo que le concedió a Fernández una excusa prudente para eludir un encuentro con la prensa y preguntas incómodas sobre su última tormenta política con Cristina Kirchner y La Cámpora que terminaron en el despido de Matías Kulfas y un Gabinete convulsionado.

A punto de aterrizar el vuelo, el Presidente apareció y con la excusa de que se iba a poner el traje y la corbata saludó a cada uno de los periodistas.

“Se terminó Kulfas… el tema Kulfas está terminado”, repetía como un mantra en el avión uno de los miembros de la comitiva. Poco antes, el mismo Fernández le soltaba la mano a uno de sus más leales al decir “no me gustó lo que hizo Kulfas”.

A esa hora, y desde el avión, el Gobierno ordenaba el envío del polémico proyecto de la renta inesperada al Congreso para someterlo a debate. Buscaba también cambiar el eje de interés.

Poco antes del despegue del vuelo, Santiago Cafiero se acercó a saludar a los periodistas y propuso un brindis por su día. Se sumó Carla Vizzotti, ministra de Salud, la portavoz Gabriela Cerruti y más tarde Sergio Massa, que reclamaba que cómo era posible que este Airbus A330 no tuviera Wifi. Fue un momento de ansiedad.

El presidente de la Cámara de Diputados fue invitado al viaje este lunes por Fernández después de las diferencias que mantuvieron ambos por la designación de Daniel Scioli, a quien Massa rechazaba por una vieja pelea política. Es uno de los funcionarios con más vínculos con Estados Unidos. El lunes hablo con Juan González, consejero nacional de la Casa Blanca, y alma matter de esta cumbre.

Antes de partir a Los Ángeles para participar de la Cumbre de Las Américas, Alberto Fernández había enviado su proyecto de ley para crear un impuesto a la renta inesperada.

El mismo, entró por Diputados donde ya hubo conversaciones en el oficialismo sobre lo difícil que será aprobarlo por la férrea oposición en Juntos por el Cambio y eventuales aliados en ello como los libertarios.

Para el caso, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, reconoció que va a costar sacarlo en cámara baja. “Lo veo difícil” se lo oyó decir en el viaje. “Va a costar sacarlo”, dijo y ese mensaje también le había enviado antes la titular del Senado, Cristina Kirchner. Ya avisada de ello, la vicepresidenta estuvo conversando con Massa.

El plan. que también rechazan los empresarios, “alcanza a empresas con Ganancia Neta Imponible o Ganancia Contable superior a 1.000 millones de pesos, cuya Ganancia Neta Imponible haya crecido en términos reales y cumplan con una de estas condiciones: un margen de ganancia contable sobre sus ingresos en 2022 superior al 10% o, un aumento del margen de ganancia en 2022 en relación al 2021 de al menos 20%”.

Además, se supo en el avión que en el medio de la crisis por Kulfas, Scioli le mandó un WhatsApp a Massa para invitarlo a una reunión cuando asuma como ministro de Desarrollo Productivo.

El Presidente se muestra ahora como un duro crítico de Kulfas ahora, como todos ahora en la delegación, golpeada por la nueva crisis con el cristinismo: disparó fuertes críticas contra Cristina y sus seguidores en Energia, lo hizo público y pegó un portazo denunciando hechos que podrían considerarse ilícitos. Massa se reunió este martes con la vice y es de la idea de que “muchos” en el Gobierno la usan para deslindar y “limpiarse” de sus responsabilidades políticas. A su lado, otro funcionario graficó la crisis de Kulfas como un episodio de la película “Relatos Salvajes”.

igual, señala que el problema no son los cambios de nombre sino en la necesidad de una renovación completa del Gabinete y la gestión, que el Presidente resiste. Se lo oyó ejemplificar lo que quiere: “es como un auto que entra a boxes” Alberto y Massa se dejaron ver en el avión con gestos afectuosos pero el Presidente permaneció recluido junto a su equipo y también junto a Fabiola Yañez, que sorprendió. La pareja de Fernández hizo saber que dejó a su pequeño bebé Francisco en Buenos Aires para asistir a la Cumbre. Lo dejó a cargo de la abuela, dijeron.

En Los Ángeles, Yañez tiene actividades con las primeras damas que organiza Jill Biden.

Entre tanto, el encuentro internacional de la Cumbre sigue convulsionado por las exclusiones de Cuba, Venezuela y Nicaragua y por los faltazos de algunos países como Mexico, en solidaridad con ellos.

Tras idas y vueltas, que incomodaban en Washington, Alberto confirmó que viajaba. Fue en paralelo a la invitación que le hizo Biden a la Casa Blanca para el 25 de julio.

Ahora, el embajador ante EEUU, Jorge Argüello, Cafiero -con asistencia de su enviado a Los Ángeles, el diplomático Gustavo Martinez Pandiani- y el secretario de Asuntos Del Estratégicos, Gustavo Béliz, le están preparando el discurso ante la cumbre que dará este jueves por la tarde en calidad de presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Maduro le está pidiendo a Alberto una reunión urgente de la CELAC a la vuelta de Los Ángeles pero los argentinos no verían eso ahora posible hasta diciembre.

La expectativa está puesta en cuán agresivo será el texto de Fernández: si bien condenará las exclusiones -tema hablado por los argentinos con Nicolás Maduro como con los estadounidenses-, el discurso contemplará las puertas que le abre Biden con su invitación a la Casa Blanca después de los traspiés en la relación con EE.UU. Igual Fernández y su gobierno creen que tiene una oportunidad importante en esta cumbre tal cómo está planteada con sus excluidos y faltazos.

Alberto F. también hoy un encuentro con ejecutivos de General Motors; tiene una reunión con Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, con el que se conversa sobre un posible acuerdo sobre fertilizantes.

Tiene otra bilateral con Gabriel Boric para firmar un acuerdo ya anunciado sobre gas. Y se encontrará con Pedro Castillo, de Perú.

No hay ninguna agenda al momento con Jair Bolsonaro, con quien Fernández nunca se reunió.

Los documentos de la cumbre que derivarán en la declaración final del viernes -Alberto vuelve a hablar a ante sus pares a puertas cerradas- están casi cerrados y este miércoles será debate de Cafiero y sus pares.

Estados Unidos evitó presionar en temas ríspidos y hubo consensos sobre todo en lo que hace a la cuestión de la carta democrática que fue dejada de lado y en cambio hubo aciertos sobre gobernabilidad democrática, misiones y monitoreo electoral -que generó choques con Bolivia, Venezuela y Nicaragua-; futuro verde y sostenible, salud y resilencia; transformación digital y transición hacia la energía limpia.

Todos los miembros de la delegación, desde Cafiero a Vizzotti, tienen bilaterales. Incluso Cecilia Nicolini, secretaria de Medio Ambiente, tiene encuentro con John Kerry, quien sería su par en EE.UU.

Enviada especial a Los Ángeles

Leave a Reply